Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un combatiente iraquí chií de las Unidades de Movilización Popular vigila la línea del frente jal norte de la localidad de Faluya, el 11 de febrero de 2016, donde combatía contra los yihadistas del grupo Estado Islámico

(afp_tickers)

Los combates entre tribus y el grupo Estado Islámico (EI) en Faluya terminaron después de que la organización yihadista secuestrara a decenas de habitantes de esta ciudad al oeste de Bagdad, informaron este domingo varios responsables.

Tras dos días de enfrentamientos, los combatientes de las tribus "se retiraron, temiendo por la vida de sus prisioneros", declaró a AFP un teniente-coronel del ejército iraquí bajo condición de anonimato.

"Los combates cesaron por culpa del desequilibrio entre las fuerzas y el miedo de que los prisioneros sean ejecutados", declaró Issa Sayir, nombrado gobernador de la provincia de Al Anbar -de la que depende Faluya- para administrar esta ciudad.

"Tememos que la organización (Estado Islámico) lleve a cabo una masacre en la ciudad", confió Raja Barakat, miembro del consejo de la provincia Al Anbar.

Según Sayir, el número de prisioneros oscila alrededor de 60, contra unos 100 según el teniente-coronel y más de 100 según un responsable de una tribu.

El jeque Majid Al Juraisi, jefe de una de las tribus que luchó contra los yihadistas, precisó que los prisioneros fueron capturados durante los últimos dos días.

"Damos al primer ministro como responsable de esta masacre contra la población de Faluya", sentenció Barakat, instando al ejército a lanzar una operación para tomar el control de la ciudad.

El sábado, varios responsables habían pedido ayuda al gobierno, para evitar una "masacre".

Faluya, situada a 50 kilómetros al oeste de Bagdad, es una de las dos grandes ciudades iraquíes que controla el grupo yihadista, junto con Mosul.

Los choques oponían desde el viernes a combatientes de diversas tribus locales contra miembros de Al Hisba, un órgano de policía de los yihadistas, encargado de la aplicación de una serie de restricciones religiosas en la ciudad.

El Estado Islámico consiguió controlar grandes zonas del territorio en 2014, pero las fuerzas de seguridad iraquíes, con el apoyo de la milicias chiíes y los bombardeos de la coalición internacional, retomaron el poder en muchas ciudades, como Tikrit, en el norte de Bagdad, y Ramadi, en Al Anbar.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP