Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un campo de soja cerca a Alzey en Alemania en septiembre de 2013

(afp_tickers)

Los precios del trigo subieron esta semana en el mercado de Chicago debido a los temores generalizados de sequía, mientras los de la soja y el maíz permanecieron más estables.

El precio del trigo subió "principalmente a causa del clima", comentó Bill Nelson, de Doane Advisory Services.

De hecho los agricultores de los estados de Kansas, Nebraska y Oklahoma, principales regiones de producción de trigo, pensaban que el huracán Patricia, que golpeó a México el fin de semana pasado, alivianaría la sequía que afecta los primeros brotes del grano.

Sin embargo, las lluvias fuertes cayeron sobre Texas (sur), pero no en la regiones más productivas. "Tuvimos lluvias en el oeste pero muy poco en otros lados", dijo Nelson.

Además, las primeras estimaciones sobre la calidad de las cosechas brindadas por el departamento de Agricultura fueron mediocres debido a la sequía, añadió Nelson, quien cree que noviembre será más húmedo.

La sequía también afectó a Rusia, Ucrania y Australia y eso también afectó los precios.

Los expertos de la casa de corretaje Allendale destacaron que uno de los principales exportadores de trigo australiano, CBH Group, bajó sus previsiones de cosecha de trigo a 7,8 millones de toneladas, menos de lo que esperaba el gobierno (9,53 millones de toneladas).

En tanto, el precio de la soja -que bajó y subió toda la semana- cerró finalmente a la baja. Los inversores se cuestionaron respecto a una fuerte disminución de las exportaciones.

Si bien las cifras semanales anunciadas el jueves por el departamento de Agricultura (USDA) fueron ligeramente superiores a las expectativas, los anuncios diarios fueron de pocas ventas.

"Nos preocupa que se enlentezca el aumento de compras por parte de China", declaró Nelson.

Por otro lado, el clima de América Latina afectó a los precios. Las lluvias regresaron, especialmente en Brasil, en periodo de cosechas.

Dewey Strickler, de Ag Watch Market Advisors, dijo que el USDA preveía una producción brasileña en alza respecto a la campaña 2014-15.

Los precios del maíz también fueron cambiantes durante la semana. Evolucionaron muchas veces en sentido inverso al de la soja, y finalmente terminaron al alza.

Los agricultores se mostraron reticentes a vender, afectados por los bajos precios y la necesidad de almacenar las espigas cosechadas, y eso justificó algunas semanas de alza, pero no fue suficiente para ignorar los datos fundamentales del mercado, que permanece dominado por una oferta mundial importante.

El bushel de maíz (unos 25 kg) para entrega en diciembre, el contrato más activo, costaba 3,8225 dólares, contra 3,7975 el 23 de octubre, lo que representa una alza de 0,66%.

El bushel de trigo para diciembre, también el más activo, valía 5,2200 dólares contra 4,9050 una semana antes. Subió 6,42%.

El bushel de soja para noviembre, también el más negociado, costaba 8,8575 dólares contra 8,9600 la semana anterior. Bajó 1,14%.

La libra de algodón para entrega en diciembra, el contrato más activo en el Intercontinental Exchange (ICE), cerró su sesión el viernes a 63,32 centavos, contra 62,76 centavos al cierre del 23 de octubre(+0,89%).

AFP