AFP internacional

El puerto de Antofagasta en el norte de Chile por el cual se exporta polvo de cobre

(afp_tickers)

El Banco Central de Chile rebajó este lunes su proyección de expansión de la economía para este año, desde un rango de 1 y 2% hasta 1 y 1,75%, debido a los nefastos efectos de una larga paralización en la mina más productiva del país.

Más temprano, la autoridad monetaria informó que la economía chilena se expandió en abril 0,1% en relación a idéntico mes del año anterior y en línea con lo esperado por el mercado.

La revisión a la baja de la proyección anual se basó en "la mayor debilidad de la minería" con un primer trimestre más negativo que lo previsto y con los resabios de los efectos de una prolongada huelga en Escondida -el yacimiento con mayor producción del país-, paralizado entre febrero y marzo, puntualizó el BC.

En el resto de los sectores se destaca "la debilidad de la construcción y los servicios asociados, y, por otro, un desempeño más estable del consumo privado, impulsado fuertemente por el de bienes durables".

Así el crecimiento en el consumo total, privado y público se ubicará en torno a 2,5% este año y 3% el próximo, mientras que la inflación se ha mantenido desde febrero en 2,7% -dentro del rango meta en torno al 3%- sin que se esperen cambios en el índice.

Pero el cielo se despejará en el país sudamericano el próximo año, cuando se espera que crezca entre 2,5% y 3,5%, "coherente con una economía que no muestra desequilibrios relevantes y en la que se disiparán gradualmente algunos de los factores puntuales que han impedido un mejor desempeño en años recientes -como por ejemplo, la importante caída de la inversión minera en los últimos 3 años".

AFP

 AFP internacional