Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una imagen de satélite difundida el 2 de abril de 2015 de una supuesta pista de aterrizaje en construcción en un arrecife de coral de las disputadas islas Spratly, en el mar de China Meridional

(afp_tickers)

Los medios chinos criticaron este miércoles con cautela a Estados Unidos, después de que Washington enviara la víspera un buque de guerra al mar de China Meridional, pero muchos internautas pidieron una respuesta contundente de Pekín.

Esa zona del Pacífico se convirtió en el escenario de un pulso entre las dos mayores potencias militares y económicas del mundo, que quieren asentar ahí su influencia regional.

Estados Unidos envió el martes su lanzamisiles 'USS Lassen' a menos de 12 millas de los islotes artificiales que Pekín está construyendo en el archipiélago de las Spratly, una zona que reivindican varios países vecinos, incluido Filipinas, aliado de Washington.

La marina estadounidense tiene la intención de mandar otros buques de guerra a la zona, afirmó uno de sus responsables a la AFP el martes. "Lo haremos de nuevo. Navegamos en las aguas internacionales cuando y donde lo decidimos", avisó.

Antes de las maniobras estadounidenses del martes, China había alertado en varias ocasiones de que tomaría medidas contra cualquier país que violara su soberanía territorial. Pero cuando apareció el barco estadounidense, cuya llegada se conocía desde hacía tiempo, China se conformó con seguirlo y con lanzarle un aviso. Las autoridades chinas dieron los pasos habituales en estos casos: convocaron al embajador de Estados Unidos en China, denunciaron las maniobras estadounidenses y profirieron vagas amenazas, como que "responderían de forma resuelta".

Los comentarios en los medios estatales fueron bastante comedidos y pedían al gobierno que mantuviera la mente fría.

Muchos internautas exigían, sin embargo, una respuesta más firme, dado el estatuto de China, que se presenta como una potencia mundial. "¿Puede China conformarse con despotricar?", se preguntaba un usuario de la red social Sina Weibo, antes de proponer una medida radical: "¡destruyamos cualquier buque estadounidense que se acerque!".

Los estadounidenses "están a nuestras puertas. No sirve de nada volver a denunciarlos", lamentaba otro internauta, cuyas palabras reflejan los miles de mensajes publicados en esa red social.

AFP