Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El nuevo secretario de Defensa estadounidense, James Mattis, en Seúl el 3 de febrero de 2017

(afp_tickers)

El Gobierno chino acusó este sábado a Estados Unidos de desestabilizar la región Asia-Pacífico, tras las declaraciones del nuevo secretario estadounidense, James Mattis, de Defensa sobre las islas cuya soberanía se disputan China y Japón.

En un viaje a Tokio, el secretario de Estado de Defensa de Trump reiteró que el archipiélago de las Senkaku (Diaoyu en chino) en el mar de China Oriental, estaba cubierto y protegido por la alianza militar entre Estados Unidos y Japón.

Tanto China como Japón reivindican este archipiélago microscópico y deshabitado.

Como reacción, el ministerio chino de Relaciones Exteriores aseguró que el tratado niponorteamericano era un "producto de la Guerra Fría" que no debía "afectar a la soberanía territorial de China y sus derechos legítimos".

"Exhortamos a la parte estadounidense a adoptar una actitud responsable, a cesar sus declaraciones erróneas sobre la soberanía de las Diaoyu y a evitar complicar aún más este asunto desestabilizando la situación regional", declaró el portavoz del ministerio, Lu Kang, citado por la agencia Xinhua.

Las islas Diaoyu "forman parte inherente del territorio chino desde tiempos antiguos", aseguró.

En una conferencia conjunta con su homólogo japonés, Mattis había dicho el sábado que "Estados Unidos seguirá reconociendo la administración japonesa de esas islas y que, por tanto, se aplica el artículo 5 del Tratado de Seguridad entre Japón y Estados Unidos".

Este artículo compromete a Tokio y Washington a responder a cualquier ataque contra territorio japonés o bajo administración japonesa. En este aspecto, la nueva administración prosigue la misma política hacia Japón que tuvo el gobierno precedente de Barack Obama.

- Demoler la confianza -

El exgeneral Mattis tuvo palabras muy claras sobre otra disputada región en mar de China Meridional, al asegurar que Pekín "demolió la confianza de los países de la región". Sin embargo, abogó por que estos asuntos se resuelvan mediante el arbitraje y la diplomacia, y no mediante "medidas militares importantes".

China reivindica la mayor parte del mar de China Meridional, pero los Estados ribereños (Filipinas, Vietnam, Brunéi, Malasia) también tienen pretensiones y controlan varios islotes de esta amplia zona marítima.

Mattis habló en Tokio al término de una gira por Corea del Sur y Japón en la que intentó tranquilizar a estos dos aliados de Washington, preocupados por los mensajes de campaña electoral de Donald Trump, en los que pareció cuestionar los compromisos militares de Estados Unidos en la región.

El candidato republicano había dicho que contemplaba la retirada de soldados estadounidenses del sur de la península coreana y del archipiélago nipón si estos dos países no aumentaban significativamente su contribución financiera.

Trump no había dudado entonces en dar a entender que sería preferible que ambos países se dotaran del arma atómica, aunque ahora el presidente niega haber dicho o sugerido tal cosa.

En estas entrevistas en las dos capitales del sudeste asiático, Mattis -que en el pasado estuvo destinado en Corea del Sur y en Japón- afirmó claramente que Estados Unidos respondería a cualquier amenaza contra estos dos países, especialmente si es nuclear y proviene de Corea del Norte.

AFP