Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una trabajadora comprueba una tapa de inodoro en una fábrica en Hangzhou, en el este de la provincia china de Zhejiang el 14 de julio de 2016

(afp_tickers)

Las autoridades chinas ordenaron el cierre de fábricas y obligaron a sus obreros a tomarse vacaciones forzadas antes de la cumbre del G20 prevista el 4 y 5 de septiembre en Hangzhou.

El Gobierno de esta ciudad cercana a Shanghái decidió además cerrar varios comercios en el centro entre el 1 y el 7 de septiembre, en un intento por reducir el tráfico en esta área urbana de nueve millones de habitantes.

Las autoridades también pidieron a los habitantes que se tomen vacaciones fuera de la ciudad, según una cuenta del Gobierno en Twitter.

Hangzhou lleva meses preparándose para la cumbre, que reunirá a jefes de Estado y de gobierno de todo el mundo, entre ellos los presidentes de EEUU, Barack Obama, y de Rusia, Vladimir Putin.

Varias fábricas en un radio de 300 kilómetros alrededor de Hangzhou también fueron obligadas a cerrar durante 12 días para intentar reducir la gran contaminación, según el Gobierno.

El cierre afecta a fábricas textiles, de productos químicos y de materiales de construcción en la región de Shanghái y en otras cuatro provincias.

China suele ordenar el cierre masivo de fábricas para intentar luchar contra la extrema contaminación de sus ciudades, en particular cuando acoge acontecimientos internacionales.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP