Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una transeúnte pasa por delante del Banco Popular de China (banco central), en Pekín, el 22 de agosto de 2007

(afp_tickers)

La autoridad china encargada de la lucha anticorrupción extenderá sus investigaciones a las principales instituciones financieras del país, entre ellas el banco central y los organismos reguladores.

Tras investigar a grandes grupos estatales, en particular petroleros, la poderosa Comisión de Inspección Disciplinaria, dependiente del Partido Comunista Chino (único), examinará la probidad del sector financiero.

Según una larga lista publicada en internet el viernes por la noche, el organismo efectuará pesquisas próximamente en el Banco Popular de China (central), la comisión reguladora del sector bancario, la instancia supervisora del sector de los seguros y el regulador de mercados financieros.

También serán investigados la China Investment Corp. (CIC, fondo soberano), los bancos comerciales bajo control estatal ICBC y Bank of China y las principales empresas de seguros del país.

Por último, el organismo anticorrupción examinará los casos de los operadores bursátiles de Shanghai y Shenzhen. Las Bolsas de Shanghai y de Shenzhen se derrumbaron de forma espectacular a partir de junio, perdiendo cerca de un 40% de su valor, tras haberse disparado un 150% durante el año anterior. El descalabro continuó pese a las vigorosas medidas tomadas por el gobierno, entre ellas la compra masiva de acciones por parte de organismos públicos.

Estas intervenciones del Estado fueron muy criticadas, por su ineficacia. Muchos expertos incidieron además en que estas medidas contradecían la voluntad declarada del gobierno de Xi Jinping de dejarle más espacio al mercado y al sector privado. La impotencia del gobierno a la hora de estabilizar las bolsas reforzó los temores crecientes sobre la eficacia de su política económica, en un contexto además de fuerte ralentización del crecimiento económico.

AFP