Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Postales con la imagen del premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo, listas para enviárselas al disidente chino, en el hospital aquejado de cáncer temrinal, el 5 de julio de 2017 en Hong Kong

(afp_tickers)

El hospital chino donde está ingresado por cáncer el disidente Liu Xiaobo, premio Nobel de la Paz, invitó a oncólogos extranjeros para tratarlo en su país en medio de presiones internacionales para que las autoridades de Pekín lo dejen viajar al extranjero.

La oficina de asuntos judiciales de Shenyang —la ciudad del noreste donde Liu fue hospitalizado hace un mes— indicó este miércoles en un comunicado que la invitación a los oncólogos extranjeros fue "a petición" de la familia del disidente.

Varios países occidentales habían solicitado a Pekín que Liu fuera autorizado a trasladarse al extranjero para ser atendido por su enfermedad terminal, una solicitud respaldada además por ONG y familiares del escritor.

Condenado en 2009 a 11 años de cárcel por "subversión", Liu, de 61 años, salió de prisión el mes pasado después de que se le diagnosticara en mayo un cáncer de hígado en fase terminal.

Pekín ha sido criticado por grupos de derechos humanos por el trato dado a Liu y por haber esperado a que desarrollara un cáncer terminal para ser puesto en libertad, pero las autoridades chinas han contestado que el disidente han sido tratado por grandes especialistas chinos en el hospital de Shenyang.

Los oncólogos del centro hospitalario determinaron el 7 de junio que Liu sufre un "cáncer de hígado idiopático" con metástasis en el resto del cuerpo.

Según varias organizaciones de derechos humanos, la liberación del disidente no fue un gesto humanitario sino una decisión para evitar la desastrosa imagen que supondría para Pekín la muerte en prisión de un opositor célebre.

El disidente se convirtió en 2010 en el primer chino en recibir el premio Nobel de la Paz.

Liu Xiaobo es una figura fundamental del movimiento democrático de Tiananmen en 1989. Desde 2009 purgaba una pena de 11 años por "subversión" tras haber coescrito un texto, la Carta 08, en el que abogaba por la democracia en China.

- Xi en Alemania -

La invitación de los oncólogos extranjeros coincide con la visita del presidente chino, Xi Jinping, a Alemania, donde llegó el martes, para participar el viernes y el sábado en la cumbre del G20 en Hamburgo.

"Parece que las autoridades chinas están respondiendo con este tipo de gestos a las presiones internacionales" dijo a la AFP el investigador de Amnistía Internacional, Patrick Poon.

Pero añadió que Liu y su mujer, la poeta Liu Xia, han dejado claro que lo que quieren es que el disidente sea tratado en el extranjero.

"El Gobierno chino debería respetar su deseo, y no limitarse a gestos para hacer frente a las críticas" dijo Poon.

Amigos de Liu y su mujer temen que al disidente le queden solamente algunos meses de vida. Hu Jia, un destacado activista sometido a arresto domiciliario en Pekín, dijo a la AFP que el tratamiento de Liu tiene como objetivo reducir el dolor.

"Quizá pueda vivir seis meses más. Pero es difícil obviar el hecho de que el ganador del premio Nobel muera a causa de una persecución del Partido Comunista de China", dijo.

China es desde hace tiempo criticada por el trato que da a militantes y opositores políticos. Pero desde la llegada al poder del presidente Xi Jinping, en 2012, la presión que se ejerce sobre la sociedad civil se ha incrementado.

En julio de 2015, más de 200 abogados y defensores de los derechos humanos fueron detenidos por la policía. La mayoría han sido desde entonces liberados, pero seis de ellos han sido condenados el año pasado a penas que van hasta los siete años de cárcel.

Los tribunales chinos tienen una tasa de condenas del 99,92%, y las investigaciones están a veces falseadas por confesiones obtenidas bajo torturas.

AFP