Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo (izq) posa con su hermano Liu Xiaoxuan en Guangzhou, al sur de China, en una fotografía publicada por su familia el 14 de marzo del año 2005

(afp_tickers)

El premio Nobel de la Paz chino Liu Xiaobo, emblema de la lucha por la democracia en China, salió de prisión después de que le diagnosticaran el mes pasado un cáncer de hígado en fase terminal, informó su abogado.

La enfermedad fue diagnosticada el 23 de mayo y Liu Xiaobo, de 61 años, fue liberado unos días después en libertad condicional, agregó Mo Shaoping.

Veterano de la disidencia china, Liu "recibe atención en el hospital de Shenyang (provincia de Liaoning, noreste del país). No tiene ningún tratamiento particular. Recibe solo atención médica por su enfermedad", declaró el abogado.

Liu Xiaobo, antiguo profesor, intelectual y disidente, cumplía desde 2009 una pena de 11 años de reclusión por "subversión", tras haber coescrito un texto, la Carta 08, en el que aboga por la democracia en China. Le quedaban aún tres años de su condena por cumplir.

El disidente recibió en 2010 el Premio Nobel de la Paz cuando ya estaba encarcelado. Debido a su ausencia, el galardón le fue entregado de forma simbólica el 10 de diciembre de 2010 en Oslo. El disidente estuvo representado por una silla vacía.

Liu Xiaobo, único Nobel de la Paz encarcelado en el mundo, se había convertido en un símbolo molesto para el régimen comunista. Washington y la Unión Europea, así como otros países, reclamaban su liberación.

- Liberación "incondicional" -

Tras el anuncio de su salida de prisión, sus apoyos expresaron este lunes su inquietud por su estado de salud y se indignaron por el trato que le reservó Pekín.

"¡Es agregar daños físicos al insulto! Liu Xiaobo fue diagnosticado con una enfermedad grave en prisión, donde nunca debería haber estado", reaccionó en declaraciones a la AFP Patrick Poon, investigador de Amnistía Internacional.

"Las autoridades chinas deben asegurarse inmediatamente de que Liu Xiaobo reciba un tratamiento médico adaptado, con un acceso efectivo a su familia", agregó Poon, que pidió asimismo que Liu se beneficie "inmediatamente" de una liberación "incondicional".

Su Yutong, una periodista y activista china exiliada en Alemania, dijo que estaba "extremadamente consternada y entristecida". "Las autoridades tienen que dejarle viajar al extranjero para que reciba atención adecuada", dijo en un mensaje enviado a la AFP.

"Ignoramos si fue sometido a torturas o tratos inhumanos en prisión. Pero (...) no podía escribir, ni expresarse, ni ejercer su libertad de pensamiento: lo que, como intelectual, tuvo que ser la peor de las torturas", estimó.

La situación de la esposa de Liu, Liu Xia, está además en suspenso. Según Patrick Poon, la mujer continuaba este lunes en arresto domiciliario.

Aunque no sea objeto de ninguna acusación oficial, Liu Xia, en arresto domiciliario en Pekín desde 2010, no tiene acceso a internet, no está autorizada a recibir visitas y solo puede hablar raras veces por teléfono con su familia. La AFP no pudo contactar a Liu Xia este lunes.

Liu Xiaobo participó en 1989 en el movimiento prodemocrático de la plaza Tiananmen, iniciado por estudiantes, cuando era profesor de la Universidad Normal de Pekín. Fue detenido cuando se reprimió el movimiento y pasó entonces un año y medio en prisión sin haber sido condenado.

Entre 1996 y 1999, fue enviado a un campo de reeducación y excluido de la universidad. Se convirtió entonces en uno de los organizadores del Centro independiente Pen China, que agrupaba a varios escritores.

"En un momento en el que China quiere tener un mayor papel internacional, es apropiado que demuestre humanidad y compasión por un hombre que nunca ha cometido un crimen, sino que ha dedicado su vida a la literatura y a la expresión libre", comentó este lunes el Pen Hong Kong, que pidió su liberación "incondicional".

AFP