Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos jóvenes escriben con velas la palabra "Violencia" frente a una comisaría de París el 27 de marzo de 2017, durante unos enfrentamientos a raíz de la muerte de un ciudadano chino por disparos de un policía

(afp_tickers)

China pidió este martes a Francia que proteja "la seguridad y los derechos" de sus ciudadanos tras la muerte de un chino a manos de la policía en París, seguida de enfrentamientos ante una comisaría de la capital.

En un encuentro con la prensa, la portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hua Chunying, indicó que Pekín había protestado ante las autoridades francesas y "exigido" que Francia "aclarara el caso".

El domingo, durante una intervención policial por una "disputa familiar" en una vivienda del noreste de París, "desde la apertura de la puerta" un hombre se precipitó para agredir a uno de los policías, hiriéndolo con arma blanca, explicó a la AFP una fuente policial.

Uno de sus colegas abrió entonces fuego para protegerlo, hiriendo mortalmente al agresor, añadió.

La familia del difunto cuestiona esta versión, dijo a la AFP su abogado, Calvin Job. Shaoyo Liu, que se hallaba con sus cuatro hijos, de 15 a 21 años, estaba cortando "pescado con tijeras" y "no golpeó (...) ni se precipitó" sobre los policías, que "dispararon sin previo aviso", afirma el abogado.

"Se cumplen las condiciones de un error de la policía", añadió Job.

"Hemos protestado oficialmente ante las autoridades francesas y exigido que aclaren el incidente, tomen las medidas necesarias para proteger la seguridad, los derechos y los intereses legítimos de los ciudadanos chinos y traten la reacción a este incidente de los chinos residentes en Francia de forma razonable", declaró la portavoz Hua Chunying.

La seguridad de los ciudadanos chinos es "una prioridad para las autoridades francesas", respondió por su parte el ministro de Exteriores francés, Jean-Marc Ayrault, precisando que había una investigación en curso.

En París, la policía detuvo el lunes por la noche a 35 personas tras una manifestación de unas 150 que terminó con enfrentamientos frente a una comisaría, indicó este martes una fuente policial. Tres policías resultaron levemente heridos y un vehículo policial fue dañado por un artefacto incendiario, según la fuente.

En un comunicado, el nuevo ministro del Interior, Matthias Fekl, condenó "con firmeza esta violencia contra las fuerzas del orden" y les aseguró "todo su apoyo", haciendo un llamamiento "a la calma con el fin de permitir que el procedimiento judicial se desarrolle con tranquilidad".

AFP