Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un avión KJ-2000 lidera un grupo de cazas J-10 durante un desfile militar en la Plaza de Tiananmen, en Pekín, el 3 de septiembre de 2015

(afp_tickers)

China puso en servicio su primer cazabombardero furtivo, anunció la televisión estatal, un aparato que simboliza el esfuerzo militar de Pekín frente a los ejércitos occidentales.

"El J-20 y más armamento nuevo de alto nivel se pusieron al servicio de las fuerzas aéreas", indicó la cadena militar de CCTV.

El reportaje presenta brevemente el aparato, mostrando imágenes de aviones desfilando por encima de las nubes y de un desierto de arena.

Pekín presentó el J-20 en noviembre, durante un salón aéreo en China, pero es la primera vez que un medio oficial confirma el uso del aparato por parte del ejército.

Equipado con misiles de largo alcance, el avión, que se supone evita los radares, representa un avance para la capacidad de proyección de la Fuerzas Aérea chinas.

China, que se encuentra en medio de un proceso de modernización de sus Fuerzas Armadas, prefiere proteger sus fronteras terrestres, pero también afirma sus reivindicaciones de soberanía, especialmente en el mar de China Meridional, en donde varios países vecinos se disputan islas y arrecifes de esta vasta zona marítima.

China continúa armándose más rápido que los demás países, hasta el punto de dirigirse en algunos ámbitos "hacia una casi paridad con Occidente", consideró el mes pasado el Instituto Internacional para los Estudios Estratégicos (IISS).

El presupuesto del ejército chino es el segundo del mundo (143.000 millones de euros para 2017), por detrás de Estados Unidos (575.000 millones de euros), según los datos del IISS.

AFP