Navigation

China prueba una vacuna al nuevo coronavirus con una centena de voluntarios

Miembros de un grupo de asistencia médica de la provincia china de Fujian llegados para ayudar a combatir la epidemia de coronavirus posan para la foto antes marcharse, el 23 de marzo de 2020 en la ciudad de Yichang, en la provincia de Hubei afp_tickers
Este contenido fue publicado el 23 marzo 2020 - 06:04
(AFP)

China ha comenzado los ensayos clínicos de una vacuna contra el nuevo coronavirus con un centenar de voluntarios, mientras varios países participan de una carrera contra el reloj para encontrar una manera de combatir el patógeno, de acuerdo con un reporte de la prensa local

Los 108 voluntarios, divididos en tres grupos, recibieron sus primeras inyecciones el viernes, informó el lunes el diario en inglés Global Times.

Con edades que van los 18 a 60 años, todos son de la ciudad de Wuhan, donde el COVID-19 fue identificado en diciembre antes de extenderse por todo el mundo.

El domingo, una fuente involucrada en estas pruebas confirmó a AFP bajo condición de anonimato el inicio de los experimentos.

Los funcionarios de salud del país dieron luz verde a los experimentos en humanos el 17 de marzo, el día en que sus autoridades sanitarias estadounidenses anunciaron la primera prueba de una vacuna al COVID-19 en Seattle con 45 voluntarios adultos.

Los voluntarios chinos serán acompañados durante seis meses.

En la actualidad no existe una vacuna o tratamiento aprobado para el virus, que hasta la fecha ha provocado la muerte a más de 14.000 personas en todo el mundo.

El anuncio de las pruebas con vacunas ocurre en medio de la escalada de tensiones entre Estados Unidos y China por la pandemia, ya que el presidente Donald Trump acusó a Pekín de ser en parte responsable de la propagación del "virus chino", una expresión que irritó profundamente al gigante asiático.

En un tono decididamente nacionalista, un editorial de Global Times la semana pasada dijo que "desarrollar una vacuna es una batalla que China no puede permitirse perder".

Compañías farmacéuticas multinacionales se comprometieron el jueves a desarrollar una vacuna contra COVID-19 "en cualquier parte del mundo", en un tiempo estimado de 12 a 18 meses como mínimo.

Por su parte, Rusia ha anunciado que también ha comenzado a probar una vacuna en animales. Los primeros resultados se conocerán en junio. El país había asegurado en enero que se lanzaría inmediatamente al desarrollo de una vacuna, después de haber recibido de China el genoma de COVID-19.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.