AFP internacional

Conductores de autobuses marchan en el centro de La Paz durante una protesta, el 20 de enero de 2014

(afp_tickers)

Un poderoso gremio de choferes del transporte urbano ocupó temprano este miércoles las principales vías de La Paz, bloqueándolas con sus propios vehículos e impidiendo el tráfico, en una jornada de huelga contra las multas por infracciones viales, constataron periodistas de la AFP.

La huelga, prevista inicialmente en la ciudad de La Paz, se extendió prontamente a su vecina de El Alto, provocando la suspensión de los viajes terrestres al interior del país, según imágenes mostradas por la televisión privada.

"El paro va desde las cero horas de este miércoles (porque el gobierno municipal) lo único que hace es decomisar placas y lanzar boletas de infracción", explicó Mario Silva, dirigente de la federación de choferes 1º de Mayo.

El alcalde de La Paz, Luis Revilla, consideró que "los choferes tienen que cumplir la norma y brindar un buen servicio, si no lo hacen deben ser sancionados con multas" pecuniarias.

Un 80% de los buses y taxis de rutas fijas no concluyen sus tramos y los dividen a capricho para obtener mayores ingresos, explicó el secretario municipal de transporte, Ramiro Burgos, que dijo que expidió 12.000 memorándos de infracción.

El transporte en La Paz es uno de los más caóticos de Bolivia.

Como consecuencia de la huelga del transporte las clases escolares fueron suspendidas, aunque la actividad bancaria, institucional y comercial es normal.

Largas filas se formaron desde temprano para el servicio teleférico y el transporte de autobuses municipal Puma Katari palió la falta de transporte.

La jornada está marcada además por una huelga de 48 horas, que comenzó este miércoles, de los médicos de la salud pública, excepto los servicios de emergencia.

Los galenos están en contra de disposiciones oficiales relativas a la afiliación al seguro social y la gratuidad de la extensión de certificaciones médicas.

AFP

 AFP internacional