Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Militantes de La Meute, un grupo de activistas de extrema derecha, se manifestan frente a la policía en Quebec, Canadá, el 20 de agosto de 2017

(afp_tickers)

La policía de Canadá y algunas centenas de activistas antiracismo chocaron este domingo en Quebec durante una movilización a favor de la migración convocada para rechazar otra protesta de militantes de la extrema derecha antiinmigración, que tuvo poca acogida, constató un reportero de AFP.

Algunas centenas de personas se reunieron en el centro de la provincia francoparlante de Quebec por la tarde para rechazar una protesta convocada por La Meute, un grupo de activistas nacionalistas de extrema derecha que pide a los ciudadanos levantarse contra los movimientos migratorios hacia Canadá.

Para separar a ambos grupos, la policía desplegó un cordón de seguridad, pero finalmente declaró la protesta antiracismo como ilegal luego de que se desataran disturbios esporádicos y que algunos activistas lanzaran objetos contra los uniformados, dejando algunos heridos leves.

"Dados los actos de violencia y vandalismo, esta manifestación es ilegal", escribió en Twitter la policía de Quebec, agregando que se arrestó a uno de los manifestantes.

La protesta de La Meute, que se mantuvo concentrada en un estacionamiento, buscaba pedir al Gobierno que defienda la "soberanía" en las fronteras y que se proteja la calidad de vida de los canadienses al garantizar "condiciones favorables para la integración de migrantes legales con una gestión responsable de nuestros recursos y fondos públicos".

Además de los 40.000 refugiados aceptados por Canadá desde finales de 2015, miles de migrantes han ingresado al país procedentes de Estados Unidos, especialmente desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca con duras propuestas antiimigración.

En el primer semestre de 2017, unas 6.500 personas que solicitaban asilo ingresaron a Canadá y otras 7.000 entraron al país por Quebec desde inicios de julio pasado, 6.000 de ellas haitianos que podrían ser expulsados de Estados Unidos cuando venza el estatus de protección temporal del que gozan.

Ese beneficio fue otorgado a unos 60.000 haitianos tras el devastador terremoto de 2010.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP