Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una mujer intenta cruzar un río para acceder a Macedonia cerca de la localidad griega de Idomeni, el 14 de marzo de 2016

(afp_tickers)

Varios cientos de refugiados y migrantes, exasperados por las condiciones de vida en el campamento de Idomeni, en Grecia, lograron entrar brevemente a Macedonia por un camino alternativo, antes de que el ejército les cortara la ruta.

La fila de migrantes cruzó campos y colinas al oeste de Idomeni durante varias horas el lunes por la tarde, antes de cruzar un río crecido por las lluvias de los últimos días, con el agua hasta los muslos, con niños en brazos, varios llorando de cansancio.

La policía griega, superada por el número de migrantes, dejó pasar a estos grupos de familias, con todas sus pertenencias al hombro, que buscan un paso para llegar al norte de Europa.

Pero, al final de un camino rural, el ejército macedonio los rodeó. Por la noche, una fuente policial macedonia indicó que "el ejército y la policía macedonios empezaron a expulsarlos", sin más detalles.

Decenas de periodistas y activistas que los acompañaban -ochenta según las autoridades macedonias- fueron conducidos a una comisaría de la pequeña localidad macedonia de Gevgelija, donde muchos permanecían a las 22H00 GMT.

Un portavoz de Interior explicó que algunos militantes y migrantes "se hacían pasar por periodistas", por lo que se imponía "un examen individual". La multa era de 400 euros, la mitad en caso de pago inmediato.

Ivica Bocevski, portavoz del presidente macedonio, Gjorge Ivanov, aseguró que Macedonia "no autorizará la reapertura de la ruta de los Balcanes".

Johanna Mikl-Leitner, ministra de Interior de Austria, país que reclama con fuerza la restricción del paso de migrantes por los Balcanes, felicitó a Skopje.

"Macedonia [que no es miembro de la UE] ha hecho más hasta ahora por la estabilidad de Europa que ciertos países de la UE", declaró a la agencia austriaca APA.

Otros grupos de migrantes salieron durante toda la tarde del lunes del campamento de Idomeni, entre Grecia y Macedonia, con la esperanza de cruzar a Macedonia. Pero la policía griega les impidió cruzar por el río.

El lunes por la mañana tres afganos, un hombre y dos mujeres, una de ellas embarazada, que salieron antes del primer grupo, se ahogaron en el río.

Este movimiento masivo es el primero en esta frontera desde un intento de paso forzado en Idomeni el 29 de febrero, durante el cual la policía macedonia usó gas lacrimógeno contra unos 300 migrantes, incluidos niños.

Desde que Macedonia cerró la frontera, cerca de 12.000 refugiados que huyen de conflictos como el de Siria y el de Irak, quedaron bloqueados en Idomeni en condiciones espantosas, esperando poder atravesar los Balcanes para llegar al norte de Europa.

Las lluvias de los últimos días han empeorado la situación, convirtiendo el campamento en una piscina de lodo insalubre.

- 'Nada que perder' -

Ruzkar, un sirio de 28 años, participó en la tentativa del lunes. "Esperamos pasar, ya no tenemos nada que perder", dijo a la AFP.

La canciller alemana, Angela Merkel, cuyo partido fue sancionado el domingo en las urnas por su política con los migrantes, había criticado la semana pasada el cierre de las fronteras, adoptado por Austria y otros países de la ruta de los Balcanes.

El lunes, Merkel admitió que Alemania "se beneficiaba" de esta situación, pero recalcó que ésta no es "duradera".

Este lunes, Eslovenia anunció que reemplazará la alambrada que instaló en la frontera con Croacia por una valla, que supone menos peligro para las personas.

Por el momento se desconoce si este intento de cruzar la frontera fue un acto espontáneo. Según varias fuentes, el rumor se había extendido en el campamento desde el domingo. Y, apenas el grupo emprendió camino, la marcha apareció en las redes sociales con la etiqueta #marchofhope ('marcha de la esperanza').

El portal de noticias macedonio MKD acusó a "las ONG griegas de haber organizado los cruces ilegales de migrantes, de haberlos ayudado a entrar a Macedonia, mientras que la policía griega observaba sin hacer nada".

El portavoz del órgano de coordinación de la política migratoria en Grecia aseguró en cambio que "las autoridades griegas no facilitan el paso por las fronteras cerradas", sino que invitan a los migrantes aceptar ser trasferidos a centros de acogida.

Más de 44.500 migrantes se hacinan actualmente en campamentos, indicaron las autoridades griegas. Y cientos siguen llegando cada día.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP