Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ataúd con el cuerpo del expresidente iraní Akbar Hashemi Rafsanyani, rodeado de iraníes que querían despedirle y rendirle homenaje en su funeral, en Teherán el 10 de enero de 2017

(afp_tickers)

Cientos de miles de personas asistieron este martes, en la Universidad de Teherán, al funeral del expresidente iraní Akbar Hashemi Rafsanyani, una figura clave en la fundación de la República Islámica, que falleció el domingo a los 82 años.

Según las autoridades, 2,5 millones de personas acompañaron las exequias, las más importantes en Irán desde las del imán Jomeini en 1989.

Rafsanjani fue inhumado en el mausoleo del imán Jomeini, situado en el sur de Teherán, junto a la tumba del padre fundador de la República Islámica en 1979, que fue un cercano colaborador.

Al frente de Irán entre 1989 y 1997, Rafsanyani tuvo a su cargo la dura tarea de dirigir la reconstrucción del país tras la guerra con Irak (1980-1988) y puso en marcha la política de apertura hacia Occidente.

Su fallecimiento el domingo es un golpe duro para el actual presidente, Hassan Rohani, así como para el bando de los reformistas y moderados de la República Islámica.

El turbante blanco del expresidente, que también era religioso, y una foto suya fueron colocados en el féretro, instalado en un camión que avanzó lentamente en medio de una impresionante multitud en dirección del mausoleo.

El convoy llegó desde la universidad de Teherán en donde el guía supremo Alí Jamenei, acompañado por las más altas autoridades iraníes, pronunció "la oración fúnebre".

Al anunciarse el fallecimiento de Rafsanyani por una crisis cardíaca, el guía saludó un "compañero de lucha" desde hace casi 60 años, a pesar de sus "diferencias" de opinión.

- Condolencias de EEUU -

En una excepcional reacción al fallecimiento de un dirigente iraní desde 1979 y la ruptura de relaciones diplomáticas, Estados Unidos presentó su pésame a la familia de Rafsanjani.

"El expresidente Rafsanyani fue un personaje de primer orden a lo largo de la historia de la República Islámica de Irán", declaró el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, que evitó especular sobre las consecuencias que podría tener el fallecimiento en la arena política iraní.

Las diferencias entre conservadores, reformistas y moderados en Irán fueron perceptibles este martes en la multitud que asistió a las exequias.

Entre la multitud se podían ver fotos del guía supremo y de Rafsanjani sentados uno al lado del otro, sonrientes, según las imágenes transmitidas en directo por la televisión nacional Irib.

"Adiós compañero", escribió una mujer en un cartel.

Pero en las redes sociales se pudieron ver vídeos de grupos de manifestantes que esgrimían eslóganes a favor del opositor Mir Hosein Musavi en algunas calles alrededor de la universidad.

Musavi se encuentra en arresto domiciliario desde 2011. Fue uno de los jefes del movimiento de protesta de 2009 contra la reelección del expresidente ultraconservador Mahmud Ahmadineyad, violentamente reprimido por las autoridades.

Otros grupos pequeños gritaban al mismo tiempo eslóganes a favor del expresidente reformista Mohamad Jatami, que fue un cercano aliado de Rafsanyani en la formación de una alianza entre reformistas y moderados. Esta coalición permitió en 2013 al actual presidente moderado llegar al poder.

La televisión de Estado también difundió durante unos segundos las imágenes de un grupo de personas que saludaba a Rafsanyani y vitoreaba a Jatami.

Jatami, cuyas declaraciones y fotos no pueden ser reproducidas por la prensa, no estaba entre las personalidades políticas y militares de todas las corrientes presentes en el funeral. Pero pidió a sus partidarios que participaran masivamente.

Entre las personalidades estaban el presidente Rohani, el general Ghassem Suleimani, jefe de operaciones exteriores de los Guardianes de la Revolución, fuerza de élite iraní, o el presidente del Parlamento Alí Larijani.

Las autoridades decretaron un día feriado para este martes y se dispuso la gratuidad del transporte público para que los habitantes de la capital pudiesen participar en las exequias.

En un comunicado, la familia del ayatolá Rafsanyani agradeció a los iraníes su masiva participación y subrayó que "la impresionante presencia de la población constituye una inmensa ventaja" para la "moderación y la unidad".

El ayatolá Alí Jamenei deberá ahora nombrar al sucesor de Rafsanyani al frente del Consejo de Discernimiento, órgano encargado de aconsejar al guía supremo.

De cara a la elección presidencial de mayo, la orientación política del elegido será determinante para el equilibrio de poder entre las instituciones, la mayoría controladas por los conservadores.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP