Cinco sudaneses, entre ellos dos soldados, murieron en el asalto de las fuerzas gubernamentales contra dos bases de los servicios de seguridad donde estalló una "rebelión" este martes contra un plan de reestructuración, declaró este miércoles el jefe del estado mayor del ejército.

Se registraron disparos el martes en dos bases de la región de Jartum que albergan al ex servicio Nacional de Inteligencia y Seguridad (NISS), que desempeñó un papel primordial en la represión del movimiento de protesta iniciada en diciembre de 2018 y que condujo en abril a la destitución del presidente Omar Al Bashir por parte del ejército.

El vocero del gobierno Faisal Mohamed Saleh informó en un principio de una "rebelión" lanzada por miembros del ex NISS que rechazaban la suma que habían recibido para su jubilación.

Por la noche, las tropas de las Fuerzas de Apoyo Rápido (paramilitares) tomaron por asalto las bases en medio de un intenso tiroteo.

"Decidimos el asalto a las bases para poner fin a esta rebelión. Hemos recuperado el control", declaró este miércoles a la prensa el jefe del estado mayor sudanés, Osmán Mohamed al Hasan.

"Dos soldados perdieron la vida y otros cuatro, entre ellos dos oficiales, resultaron heridos", agregó.

Tres civiles, miembros de una misma familia, murieron alcanzados por disparos cerca de una de las bases, según médicos cercanos al movimiento de protesta que no brindó más detalles sobre las circunstancias.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes