Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Mujeres y niños huyen de la violencia por los enfrentamientos entre militantes rohingya y las fuerzas de seguridad birmanas, en Yathae Taung el 26 de agosto de 2017

(afp_tickers)

Civiles aterrorizados intentaban huir el sábado para refugiarse en Bangladés desde los pueblos remotos del oeste de Birmania, donde los combates entre las fuerzas de seguridad y los rebeldes musulmanes rohinyás dejaron decenas de muertos.

Desde el viernes, los enfrentamientos entre las fuerzas del orden y los rebeldes rohinyás dejaron al menos 92 muertos, 12 de los cuales eran miembros de las fuerzas de seguridad, según la policía.

Los combates se desarrollan en el estado de Rajin, sacudido desde hace varios años por fuertes tensiones entre la minoría musulmana de los rohinyás y los budistas.

Unas 2.000 mujeres y niños rohinyás se aglomeraban el sábado en la frontera con Bangladés, pero no se les permitió cruzar, según las autoridades.

El sábado por la tarde, el ejército birmano abrió fuego contra cientos de estos aldeanos, según un periodista de la AFP y los guardias fronterizos bangladesíes.

El corresponsal de la AFP vio a civiles correr para refugiarse en el momento en el que los soldados dispararon cerca del puesto fronterizo de Ghumdhum.

No fue posible saber en un primer momento si hubo víctimas.

"Dispararon contra los civiles, la mayoría mujeres y niños, que estaban escondidos en las colinas cerca de la frontera", declaró a la AFP un responsable local de los guardias fronterizos bangladesíes, Manzurul Hassan. "Dispararon de repente con morteros y metralletas, apuntando a los civiles", agregó.

- Cruzar a nado -

El periodista de la AFP había visto a cientos de civiles cruzar la frontera el sábado por la mañana temprano, cuando las patrullas se mostraban menos severas debido a las fuertes lluvias. Algunos cruzaron incluso a nado a través del Naf, un río fronterizo.

Un médico de los servicios de urgencia afirmó que dos hombres rohinyás, heridos en Birmania, habían cruzado igualmente la frontera y habían sido hospitalizados en Bangladés.

"Uno de ellos, de 25 años, murió unas horas después de haber sido ingresado" en el hospital, añadió sin revelar su identidad.

Considerados como extranjeros en Birmania, donde más del 90% de la población es budista, los rohinyás son apátridas incluso aunque algunos viven en este país desde hace generaciones.

No tienen acceso al mercado laboral, a las escuelas, a los hospitales y el auge del nacionalismo budista estos últimos años atizó la hostilidad contra ellos.

Pero las llegadas de rohinyás no son vistas demasiado bien en Bangladés, nación de mayoría musulmana que recibió ya a decenas de miles de refugiados de esta minoría.

- Situación 'confusa' -

Los combates estallaron el viernes cuando cientos de hombres, que formarían parte del Arakan Rohingya Salvation Army (ARSA), atacaron más de 20 puestos de la policía en el estado de Rajin, en una violencia sin precedente desde hace meses.

"Los combates continúan en Myo Thu Gyi, cerca de Maungdaw", la gran ciudad del norte del estado de Rajin, declaró el sábado a la AFP un responsable de la policía local.

"Hay ataques esporádicos, la situación es confusa. La sede de la administración en Maungdaw también recibió disparos", preció este responsable.

En Maugdaw, cuyos habitantes dijeron que habían oído tiros, las calles estaban vacías el sábado, y los mercados y las tiendas cerradas, constató un fotógrafo de la AFP.

Los anteriores ataques mortales contra puestos de la policía del otoño de 2016 fueron seguidos por un endurecimiento de las acciones del ejército en la región, con pueblos incendiados y una huida masiva de rohinyás hacia el Bangladés vecino. Estos narraron atrocidades cometidas por el ejército.

Una comisión internacional dirigida por el ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, pronunció el jueves sus conclusiones sobre la situación en el estado de Rajin, pidiendo a Birmania a dar más derechos a los rohinyás, de lo contrario esta minoría podría "radicalizarse".

La situación es particularmente difícil para los 120.000 musulmanes que viven en los campos de desplazados en Rajin, de donde solo pueden salir a cuenta gotas, con un permiso.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP