AFP internacional

La exsecretaria de Estado y excandidata presidencial estadounidense Hillary Clinton, en la entrega de premios del Instituto Georgetown para las Mujeres, el 31 de marzo de 2017 en Washington

(afp_tickers)

Hillary Clinton atribuyó el miércoles su derrota electoral ante Donald Trump a ciberataques rusos, que -dijo- contaron con colaboradores estadounidenses, probablemente incluyendo a allegados al presidente republicano.

La candidata demócrata en la reñida carrera hacia la Casa Blanca del año pasado dio una conferencia sobre tecnología en California y habló largo y tendido sobre la campaña de "desinformación" desplegada en su contra.

Clinton consideró que estaba dirigida por Moscú e influyó en el resultado de la campaña.

"Los rusos, en mi opinión, y en base a conversaciones que sostuve con personas ligadas a inteligencia y contrainteligencia, no podían saber cuál era la mejor forma de convertir en armas esa información a menos que estuvieran guiadas", dijo Clinton en la conferencia Recode, en alusión a la avalancha de información falsa subida a las redes sociales y al hackeo de correos electrónicos de su campaña.

Algunas de esas personas que ayudaron a los rusos, aseguró, tenían acceso a "información y datos del recuento" de votos durante las elecciones.

Preguntada por un moderador quiénes podrían ser esos individuos, Clinton dijo: "Estamos recibiendo más información acerca de todos los contactos entre funcionarios de la campaña de Trump y asociados de Trump con los rusos antes, durante y después de la elección. Así que espero que reuniremos suficiente información fiable para poder responder a esa pregunta".

"Me inclino por Trump", dijo sobre las conexiones. "Creo que es muy difícil no hacerlo", subrayó.

El mandatario respondió luego con un tuit en el que critica a su rival electoral por no asumir la responsabilidad de su derrota.

"La deshonesta Hillary Clinton ahora culpa a todos menos a ella misma, se niega a reconocer que fue una horrible candidata", dijo.

Varios comités del Congreso de Estados Unidos investigan la supuesta injerencia de Rusia en la elección de 2016 y su posible coordinación con el equipo de campaña Trump.

El Departamento de Justicia nombró al exdirector del FBI Robert Mueller fiscal especial en el caso para dirigir una investigación separada e independiente sobre el asunto.

AFP

 AFP internacional