Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Esta combinación de fotografías muestra a los precandidatos demócrata y republicano estadounidenses Hillary Clinton y Donald Trump, ambos ganadores de las primarias de Nueva York en sus respectivos partidos

(afp_tickers)

Hillary Clinton y Donald Trump reanudaron este miércoles la campaña tras sus victorias en las primarias de Nueva York, que dejaron a la ex secretaria de Estado muy cerca de la nominación demócrata, mientras que el futuro del magnate republicano es más incierto.

"La carrera por la investidura se encuentra en la recta final y la victoria está a la vista", declaró el martes por la noche la exsenadora por Nueva York, de 68 años aclamada por sus simpatizantes.

Clinton obtuvo un 57,9% de los votos frente al 42,1% para el senador de Vermont (noreste) Bernie Sanders, una diferencia mayor a los 13 puntos porcentuales que anticipaban los sondeos.

En un discurso con aires de victoria definitiva, la que fuera primera dama tendió la rama de olivo a los seguidores de Sanders tras una campaña neoyorquina bastante tensa.

"Hay muchas más cosas que nos unen que cosas que nos dividen", les dijo.

Pero el autodenominado "socialista democrático", de 74 años, se niega a tirar la toalla. "Hay cinco primarias la semana próxima, pensamos que nos irá bien y que tenemos una camino hacia la victoria. Venimos de muy lejos, hemos ganado muchos estados", declaró a la prensa.

Tras una jornada de descanso este miércoles, Sanders tenía previsto reanudar sus actividades el jueves en Pensilvania, que celebra sus primarias el 26 de abril junto a otros cuatro estados del este y noreste del país: Connecticut, Delaware, Maryland y Rhode Island.

- Trump optimista -

A Donald Trump, la victoria en Nueva York le permitió recuperar la iniciativa en la carrera a la investidura republicana tras una serie de derrotas en el centro y medio oeste a manos de Ted Cruz, el senador ultraconservador de Texas.

El multimillonario de 69 años viajó a Indiana (centro-norte), cuyas primarias están previstas para el 3 de mayo y donde dio un discurso con aires presidencialistas.

"Están viendo la situación en este país donde los empleos son arrebatados de nuestros estados. No hablo solo de aquí, están siendo arrebatados de nuestros estados, de nuestro país. Como digo, como dulces de un niño", afirmó, señalando a México y China.

El martes por la noche, tras haber ganado en Nueva York con 60,5% de los votos contra 25,1% del gobernador de Ohio, John Kasich, y 14,5% de Cruz, Trump se mostró muy optimista.

"No queda ya mucha carrera basado en lo que estoy viendo en la televisión. El senador Cruz está matemáticamente eliminado", afirmó, precisando que tras este triunfo su ventaja sobre su principal rival se amplió a casi 300 delegados.

Pero incluso así, aún está lejos del número necesario de 1.237 para ser nominado sin discusión en la convención del Partido Republicano en julio.

Trump cuenta ahora con unos 840 delegados. Quedan unos 670 a ser elegidos en las 15 primarias republicanas que faltan celebrarse.

En caso de que ningún candidato obtenga la mayoría de delegados requerida, la convención quedará abierta y no se vería obligada a nominar a Trump.

El candidato, que ha puesto patas para arriba la carrera a la Casa Blanca con su campaña agresiva, denuncia reglas "trucadas" en la atribución de delegados, que no siempre se corresponde con el voto de los electores.

- Desafío de Cruz -

De su lado, Ted Cruz estimó que la victoria de Trump en Nueva York fue solo la del "político que gana su Estado", en referencia al hecho de que el magnate nació en la ciudad y allí batió su fortuna.

"Nadie tiene los 1.237. Donald lo sabe. Vamos hacia una convención dividida. Y en una convención dividida la única forma de convertirse en el nominado republicano es ganar el apoyo de una mayoría de los delegados electos por la gente", afirmó el miércoles en un acto de campaña en Hershey (Pensilvania).

"La razón por la cual Donald está tan aterrado y la razón por la que tiene a tantos en los medios repitiendo sus mantras de que la carrera está terminada es porque sabe que no puede conseguir la mayoría de los delegados. Y una de las razones por la cual no puede conseguir la mayoría es porque es un candidato débil para la elección general.

Trump y Hillary Clinton encabezan los sondeos en Pensilvania, el estado más importante de los cinco en disputa el 26 de abril.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP