Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un helicóptero de ataque ruso Mil Mi-24 "Hind" vuela por la región de Deir Ezzor, el viernes 15 de septiembre al este de Siria

(afp_tickers)

Una alianza de combatientes antiyihadistas apoyada por Estados Unidos en Siria acusó este sábado al régimen sirio y a su aliado ruso de haber bombardeado sus posiciones en el este del país en guerra.

Es la primera vez que las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una coalición kurdo-árabe que combate al grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria, anuncian haber sido víctimas de un bombardeo ruso.

Sin embargo, Rusia desmintió estas acusaciones.

"No es posible. ¿Porqué íbamos a bombardearlos?" declaró un portavoz militar ruso, Igor Konashenkov, en la base de Hmeimim, en la costa siria.

Según la alianza kurdoárabe, esos ataques ocurrieron en la provincia de Deir Ezzor, donde la organización yihadista trata de resistir a sendas ofensivas del régimen y de las FDS.

La operación de las tropas gubernamentales apoyadas por la fuerza aérea rusa se concentra en el oeste de esa provincia, en concreto en la ciudad de Deir Ezzor, su capital. Mientras que las FDS, respaldadas por los aviones estadounidenses, intentan expulsar al EI del este de la provincia.

"Nuestras fuerzas sufrieron esta mañana un ataque de la fuerza aérea rusa y del régimen sirio en la zona industrial [en el noreste de la ciudad de Deir Ezzor]. Seis de nuestros combatientes resultaron heridos", indicaron las FDS en un comunicado.

- 'Entorpecer el avance' -

"Mientras nuestras fuerzas consiguen grandes victorias contra el EI en Raqa (norte) y Deir Ezzor (...), algunos intentan entorpecer el avance de nuestras tropas", añadieron.

Al anunciar su ofensiva contra el EI en el este de la provincia de Deir Ezzor, las FDS aseguraron que no había ninguna coordinación con las fuerzas del régimen de Bashar al Asad.

Pero, según la coalición internacional liderada por Estados Unidos, se ha trazado una línea en la zona para evitar cualquier incidente entre los múltiples actores implicados en la guerra siria.

Los choques entre las FDS y el régimen, dos fuerzas rivales, son poco frecuentes. El último de ellos se remontaba a junio, cuando la coalición internacional abatió a un avión del ejército sirio en la provincia de Raqa, en respuesta a un supuesto bombardeo de ese aparato contra las FDS.

- Advertencia del régimen -

El viernes, la consejera del presidente sirio, Buthaina Shaabane, advirtió que el régimen combatiría "a las FDS, el EI o cualquier fuerza extranjera ilegítima presente en el territorio".

"Las FDS intentan, bajo las órdenes de Estados Unidos, llegar a regiones petroleras para controlarlas. No lo conseguirán", dijo en una entrevista.

Las fuerzas del régimen, con el apoyo de Rusia, lograron romper a principios de septiembre el sitio del EI en la parte gubernamental de la ciudad de Deir Ezzor y expulsar a los yihadistas de varios barrios. De momento, controlan el 65% de la localidad.

Aún así, los yihadistas siguen controlando más de la mitad de la provincia de Deir Ezzor, una zona rica en petróleo situada en la frontera con Irak.

La pérdida de esa provincia asestaría un duro golpe a la organización ultrarradical sunita, que ya sólo conservaría la ciudad de Raqa y pequeñas zonas en el centro y el sur de Siria.

El EI, responsable de atentados mortíferos en Europa, ha perdido mucho terreno en Siria y en el Irak vecino donde sembró el terror tras su fulgurante ascenso en 2014.

A pesar de sus derrotas en ambos países, el grupo yihadista mantiene intacta su capacidad de golpear a sus enemigos con atentados, tanto en Siria e Irak como en el extranjero.

El conflicto sirio, que comenzó en marzo de 2011 después de que el régimen reprimiera a sangre y fuego unas manifestaciones prodemocracia, enfrentó primero al ejército y a los rebeldes sirios.

Pero, con el paso del tiempo, se ha ido convirtiendo en una guerra compleja con numerosos protagonistas, entre ellos actores regionales e internacionales y varios grupos yihadistas. Desde su inicio murieron más de 330.000 personas y millones tuvieron que abandonar sus hogares.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP