Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El comediante derechista Jimmy Morales hace la señal de la victoria luego de votar en las elecciones presidenciales de Guatemala, el 25 de octubre de 2015 en Misco, cerca de la capital

(afp_tickers)

El comediante de derecha Jimmy Morales, recién iniciado en la política, venció este domingo la elección presidencial en Guatemala con casi 70% de los votos, con el compromiso de combatir la corrupción que golpeó al país este año.

Morales, un popular cómico de cine y televisión de 46 años, alcanzaba 69% de los votos frente a 31% de su contrincante, la exprimera dama socialdemócrata Sandra Torres, con 94% de las mesas electorales tabuladas.

"Con este voto que ustedes me hicieron presidente recibí un mandato y el mandato es luchar contra la corrupción que nos ha carcomido", declaró Morales al proclamar su victoria en el balotaje.

El tema que marcó las elecciones en Guatemala fue la corrupción, tras el escándalo de defraudación aduanera destapado en abril por la fiscalía y una comisión de la ONU contra la impunidad.

El entonces presidente Otto Pérez debió renunciar en setiembre al ser señalado como cabecilla de la red de corrupción, y actualmente guarda prisión preventiva.

Al reconocer su derrota, Torres expresó que "el pueblo hizo su elección y nosotros la respetamos y le deseamos el mejor de los éxitos al señor Morales".

El presidente del Tribunal Supremo Electoral, Rudy Pineda, indicó que la elección tuvo una participación de 51,8% de los 7,5 millones de guatemaltecos convocados a la votación, por debajo del 70% que participó en la primera ronda, el 6 de setiembre.

Morales asumirá el poder el 14 de enero con el desafío de erradicar la corrupción y hacerle frente a un Estado desfinanciado, en condiciones difíciles porque su partido FCN-Nación, de derecha, contará con solo 11 de los 158 diputados de la próxima legislatura.

"Yo creo que no va a ser fácil para Morales, y eso lo podremos ver (esta semana) cuando el Congreso empiece a discutir el presupuesto porque vamos a ver la capacidad de negociación que tiene", adelantó a la AFP la socióloga Helen Mack, presidenta de la fundación Myrna Mack, de derechos humanos.

Cuestionó que Morales llega al poder como candidato del derechista partido FCN-Nación, fundado por militares retirados, y por sus alianzas con los partidos conservadores Líder y Patriota, que han dominado el escenario político de Guatemala los últimos años.

"Ya vimos las alianzas que su equipo de trabajo (de Morales) hizo con Líder y el Partido Patriota, podemos esperar mas de lo mismo", alertó Mack.

- "Panorama tétrico" -

Según analistas, Morales deberá impulsar un diálogo con todos los sectores del país para recuperar la credibilidad en la dirigencia política tras varios escándalos de corrupción del gobierno de Pérez.

Morales encontrará un Estado con las arcas vacías, carecerá de mayoría en el Congreso y estará bajo la mirada vigilante de la población, que exige transparencia.

"El nuevo presidente enfrentará un panorama tétrico porque el Estado está agonizando, las instituciones están colapsadas, la mayoría de los ministerios están endeudados, con cuentas pendientes", dijo a la AFP Manfredo Marroquín, presidente de Acción Ciudadana, capitulo local de Transparencia Internacional.

Para complicar la situación, el fisco ha registrado "una caída muy drástica de ingresos y (el gobierno) va a tener de entrada muchas demandas y no cuenta con ninguna capacidad financiera para satisfacer esas demandas", agregó.

En los últimos meses varios de los 14 ministerios han colapsado por falta de recursos, como el de Salud, que está desabastecido de medicinas, y el de Comunicaciones e Infraestructura, que tiene deudas con empresas constructoras.

Abelardo Medina, analista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, comentó que otro problema será la baja recaudación tributaria, que apenas supera el 10% del Producto Interno Bruto. Se prevé que el déficit fiscal alcance el 2,1%.

"Va a tener que ser un presidente muy creativo para hacer reformas realmente radicales que le permitan tener un horizonte de gobernabilidad", advirtió Medina.

- Bajo la lupa -

Los analistas advierten que el nuevo gobierno estará bajo la lupa de la fiscalización pública para evitar nuevos escándalos.

De acuerdo con Marroquín, el movimiento de indignados que surgió con la movilización anticorrupción está vigilante y a "cualquier signo de mal gobierno, la gente va a salir inmediatamente las calles".

"El impulso cívico ciudadano por la transparencia debería de mantenerse con el próximo gobierno. Si queremos que las cosas cambien realmente, hay que mantener vivo ese espíritu de indignación", comentó el analista Marco Antonio Barahona.

AFP