Navigation

Comienza la campaña de las legislativas en Irán, un test para la coalición gubernamental

Una iraní camina junto a un cartel de un candidato de las elecciones parlamentarias el 12 de febrero de 2020 en Teherán afp_tickers
Este contenido fue publicado el 13 febrero 2020 - 17:52
(AFP)

La campaña de las elecciones legislativas del 21 de febrero en Irán debutó el jueves, unos comicios que deberían suponer un regreso de los conservadores después de que la mayoría de los candidatos reformistas fueran descalificados.

"En estas elecciones, 7.148 candidatos compiten por 290 escaños en el Parlamento", anunció el presidente del comité nacional electoral, Jamal Orf, citado por la agencia semioficial Isna.

En total "7.148 candidatos fueron calificados [por el Consejo de los Guardianes] para participan en los comicios y otros 7.296 fueron descalificados. Los nombres de quienes fueron validados fueron enviados a todos los gobernadores de provincia en el país", añadió.

El Consejo de los Guardianes es el órgano encargado de la validación de las candidaturas, dominado por los ultraconservadores. La mayoría de los candidatos descalificados son de la coalición gubernamental formada por los moderados y los reformadores.

Personalidades de la mayoría compartieron recientemente sus temores sobre el hecho de que la descalificación masiva de estos candidatos podría animar a la población iraní a votar. La abstención favorece tradicionalmente a los ultraconservadores.

En varias ciudades del país, responsables municipales comenzaron el jueves a facilitar espacios para colocar pancartas y carteles de los candidatos, informó la agencia oficial Irna.

En Teherán, el inicio de la campaña fue discreto, pese a la aparición de algunos carteles, constató un corresponsal de la AFP.

Los comicios del 21 de febrero se producen en un momento en el que la República Islámica es objeto de severas sanciones estadounidenses que asfixian su economía, y en los últimos meses estuvo al borde del enfrentamiento militar con Estados Unidos.

El país también fue escenario de olas de manifestaciones contra el alza repentina del precio de la gasolina (sofocadas por una mortífera represión) y contra el gobierno.

El presidente Hasan Rohani, conservador moderado, llamó varias veces a los iraníes a participar masivamente en las elecciones legislativas, calificando la consulta de "muy importante".

Numerosos analistas predicen un fracaso para la alianza del gobierno formada por los moderados y los reformadores el próximo 21 de febrero.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.