Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un marine del barco militar alemán Werra vigilando el mar en el sur del Mediterráneo el 30 de septiembre de 2015

(afp_tickers)

La Unión Europea (UE) lanza el miércoles la segunda fase de una operación naval sin precedentes en el Mediterráneo contra las llamadas 'mafias del mar', pero no podrá extenderla a aguas libias, donde operan la mayoría de los traficantes de seres humanos.

"La segunda fase de la operación inicia el 7 de octubre", anunció a finales de septiembre la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, al término de una visita en Roma a la sede central de la operación.

Todo está listo para dar inicio a esa delicada fase, confirmó este martes a AFP el capitán Fabio Iannello, portavoz de la operación. La primera fase entró en vigor a finales de junio y consistía sobre todo en detectar y vigilar las rutas utilizadas por los migrantes.

El plan ahora es de llevar a cabo operaciones de búsqueda, rescate y captura en aguas internacionales de los buques sospechosos que son utilizados para el tráfico de seres humanos.

Al menos seis buques de guerra europeos se encuentran ya en aguas internacionales, frente a las costas de Libia, explicó el capitán. Esa flota incluye también el portaviones Cavour de Italia, la fragata francesa Courbet, dos barcos alemanes, uno británico y otro español. También serán utilizados buques de la marina eslovena, británica y belga, los cuales completarán la flota a finales de octubre junto con cuatro aviones y 1.318 soldados.

- Atacar a los traficantes -

A bordo del Werra, uno de los dos buques alemanes, unos cien miembros de la tripulación ya han llevado a cabo varios ejercicios, incluyendo un ataque simulado de traficantes, al que respondieron con fuego. La tripulación incluye soldados de la marina alemana especializados en abordaje, precisó a AFP el comandante de Werra, Stefan Klatt.

Gran Bretaña, Francia, Italia, Alemania y España desplegaron sus buques para la misión conjunta de la UE como respuesta a las acusaciones de pasividad e indiferencia ante el drama de la inmigración que azota a Europa. La Unión Europea aprobó a mediados de septiembre el uso de la fuerza contra los traficantes de seres humanos que parten de Libia.

"Vamos a perseguir a contrabandistas y traficantes. Vamos a detenerlos y a secuestrarles sus naves. Ese es nuestro objetivo, pero por ahora sólo operaremos en aguas internacionales", aseguró el comandante.

Para alcanzar ese objetivo los traficantes deben aventurarse fuera de las aguas libias, lo que no suele ocurrir, ya que abandonan a la deriva a los migrantes.

En las últimas semanas, los expertos de la operación, bautizada EUNAVFOR Med, identificaron en aguas internacionales a 20 barcos 'escolta' , 17 libios y tres egipcios. Toda la costa noroeste de Libia desde la frontera con Túnez hasta Sirte, está por tanto bloqueada con la excepción de un área frente a Trípoli, abierta para evitar el bloqueo marítimo. Delante de esa 'puerta', principal punto de partida de miles de emigrantes que se embarcan a diario con destino Europa, los buques europeos van a operar, pero sólo en aguas internacionales.

Para operar en aguas libias se necesita la autorización del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y la aprobación de las autoridades libias, lo que no es fácil. Pese a esa exigencia, Werra y otros buques navegan muy cerca a la costa de Libia, ya que el límite es de 12 millas.

AFP