AFP internacional

Un hombre lee el periódico en Barcelona el 21 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

La inflación se aceleró en abril en España al 2,6% interanual contra el 2,1% registrado el mes precedente debido a la tardía celebración de la Semana Santa en este periodo, según los datos definitivos publicados este viernes.

Las fiestas de la Semana Santa, que atraen un gran flujo de turistas a España, se celebraron este año en abril, mientras que el año anterior cayeron en marzo.

Esto se tradujo en "subidas de los precios de los paquetes turísticos", por ejemplo las fórmulas de transporte y hotel, y en las tarifas de hoteles, cafés y restaurantes, explica en su comunicado el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Además, los precios de la electricidad se mantuvieron estables y los del gas aumentaron cuando en el mismo periodo del año anterior cayeron.

Por contra, el auge en los precios del vestido y la alimentación fue más moderada.

El encarecimiento de los transportes se mantiene fuerte, si bien por debajo del registrado en abril de 2016 pues el precio de los carburantes aumentó en menor medida que hace un año.

El Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) crece en España desde otoño de 2016 tras dos años de evolución negativa o nula, situándose incluso por encima del 2% considerado "sano" por el Banco Central Europeo (BCE).

El Banco de España prevé una tasa de inflación media del 2,2% en 2017, reflejo del fuerte auge de los precios de la energía, y una desaceleración en los años siguientes.

En la zona euro, la inflación se aceleró de nuevo en abril, estableciéndose en un 1,9%, también impulsada por el efecto estacional de las fiestas de Semana Santa.

El BCE decidió a finales de abril mantener el rumbo de su política monetaria muy intervencionista y dejar sus tasas de interés a su nivel más bajo de la historia, en el que están desde hace más de un año.

AFP

 AFP internacional