Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Socorristas sirios levantan un cuerpo tras un bombardeo el 3 de noviembre de 2015 a la ciudad de Aleppo

(afp_tickers)

El gas mostaza se utilizó en agosto en combates en el norte de Siria, indicaron el jueves fuentes de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), la primera confirmación sobre el uso de este tipo de arma desde el inicio de la guerra.

En el frente, los rebeldes sirios infligieron un revés al ejército al apoderarse el jueves de la única localidad que controlaba en la carretera entre Alepo y Hama, pese al apoyo de la aviación rusa y de combatientes iraníes y del Hezbolá.

En otra zona del país, al menos 22 civiles y varios yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) murieron durante ataques aéreos contra posiciones de esa organización en la ciudad de Bukamal, en la frontera con Irak, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El conflicto en Siria, iniciado en 2011 con la represión de pacíficas manifestaciones contra el gobierno, se ha vuelto cada vez más complejo con un aumento de los actores, tanto locales como extranjeros, en un territorio cada vez más dividido. Desde entonces, han muerto más de 250.000 personas y cuatro millones más de sirios han huido de sus hogares.

En la primera confirmación sobre el uso de gas mostaza en Siria, expertos en armas químicas concluyeron que este gas asfixiante se utilizó el 21 de agosto en Marea, una ciudad de la provincia de Alepo (norte), donde se enfrentaron grupos rebeldes contra los yihadistas del EI.

"Hemos confirmado los hechos, pero no pudimos determinar los responsables", aseguró una de las fuentes de la OPAQ. Un informe, todavía confidencial, se envió a los Estados miembros de esta organización, que deben reunirse a finales de este mes.

Militantes sirios y varias oenegés afirmaron a finales de agosto que un ataque con armas químicas había afectado a decenas de personas en Marea. Según pacientes tratados en un hospital dependiente de Médicos Sin Fronteras en Alepo, un disparo de mortero había impactado en su casa y "tras la explosión, un gas amarillo invadió la sala".

Según militantes presentes en el terreno en el momento de los hechos, el EI lanzó más de 50 disparos de mortero ese día contra la ciudad.

Las acusaciones sobre el uso de armas químicas por el EI aumentaron estos últimos meses tanto en Irak como en Siria, donde el grupo yihadista controla amplios sectores.

Washington, Londres y París acusaron en agosto al régimen sirio de llevar a cabo ataques con gas cloro contra regiones rebeldes.

El régimen sirio se comprometió a destruir todo su arsenal químico, en base a los términos de un acuerdo impulsado por Estados Unidos y Rusia en septiembre de 2013 con el que Damasco evitó los bombardeos occidentales. Sin embargo, la OPAQ concluyó en 2014 que este gas se utilizó en el conflicto.

- Revés al ejército sirio -

En el centro de Siria, tras una "violenta ofensiva", los yihadistas de Jund al Aqsa se hicieron con el control de Morek, la única localidad en manos del ejército en la estratégica carretera entre Alepo y Hama, según el OSDH.

Según esta oenegé, los combates continúan en el sector de Morek y "decenas" de soldados del régimen murieron o resultaron heridos.

Jund al Aqsa clamó victoria en su cuenta de Twitter, pero una fuente de seguridad siria lo matizó. "Hombres armados entraron en Morek, pero no se hicieron con el control, y los combates continúan. Las aviaciones siria y rusa se están ocupando" de ello, declaró a la AFP.

El 7 de octubre pasado, las fuerzas sirias, con la ayuda de la milicia chiita libanesa Hezbolá y de combatientes iraníes y afganos, lanzaron una ofensiva con cobertura aérea rusa para arrebatar esa autopista a la rebelión.

Para Jeff White, experto militar del Washington Institute, esta derrota "muestra la debilidad de una parte importante del ejército en las operaciones ofensivas, pero también defensivas".

Rusia, uno de los principales aliados de Asad, anunció el despliegue en Siria de sistemas de misiles antiaéreos para proteger a sus tropas, al tiempo que Francia anunciaba el despliegue de su único portaviones, el "Charles de Gaulle", para participar en la lucha contra el grupo EI en el seno de la coalición encabezada por Estados Unidos.

Por segunda vez esta semana, la aviación rusa lanzó ataques cerca de la ciudad de Palmira (centro), un bastión del EI, indicó Moscú, que precisó que los bombardeos se realizaron lejos de los sitios arqueológicos.

Por otra parte, en Arsal, una localidad del este de Líbano fronteriza con Siria, al menos seis religiosos sunitas sirios murieron y cinco resultados heridos en un atentado suicida.

El enviado de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, informará el martes al Consejo de Seguridad de la ONU sobre las discusiones mantenidas en Damasco, Moscú y Washington para buscar una salida a la crisis siria.

AFP