Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El candidato republicano Donald Trump durante una acto de campaña el 25 de agosto de 2016 en Manchester

(afp_tickers)

La confusión reinaba este jueves sobre el plan exacto de reforma migratoria de Donald Trump, luego que en 48 horas el magnate viró en sus posturas sobre la suerte de los inmigrantes clandestinos, asunto central en su campaña presidencial.

Trump, que causó sensación hace más de un año al prometer la expulsión sin miramientos de los 11 millones de indocumentados si asumía la presidencia -evocando incluso una "fuerza de deportación"-, el martes anunció que "ciertamente puede haber un ablandamiento porque no estamos buscando herir a la gente".

Las declaraciones causaron un shock en la derecha más conservadora, reacia a cualquier acomodación para los inmigrantes que viven clandestinamente en el país, en su mayoría latinoamericanos.

Pero Trump retomó un tono más duro este jueves. En una entrevista a CNN dijo que "no puedes agarrar a los 11 millones de una vez y decir 'boom, están fuera'", pero insistió en que no habrá "ninguna vía a la legalización" para los inmigrantes que viven clandestinamente en Estados Unidos, incluso aquellos que no han cometido crímenes.

"No hay legalización y no hay amnistía, y si alguien quiere ir por la vía de la legalización, deben salir del país y con suerte regresar, y entonces podemos hablar", afirmó.

¿Deportará a las personas sin papeles, pero con familias, empleo y una vida entera en Estados Unidos?

"Veremos qué pasa una vez que fortalezcamos la frontera (...) Pero hay un buen chance de que la respuesta podría ser sí", indicó el millonario empresario de 70 años.

La prioridad, sin embargo, la tendrían los criminales, dijo, lo que parece crear paralelismos con los vigentes decretos ejecutivos del presidente Barack Obama.

"Antes de hacer cualquier cosa, quiero deshacerme de los malos y hay muchos de ellos", dijo Trump.

La única constante hasta ahora es el gigantesco muro: "Vamos a construir el muro 100% y México pagará por el muro", reafirmó el jueves en un mitin en Manchester (New Hampshire, noreste).

Una política migratoria detallada está a la espera. El único documento publicado por su campaña data de agosto de 2015. Trump prometió develar propuestas prontamente en un discurso.

"Trump necesita articular claramente sus ideas y dejar de lanzar globos de ensayo", dijo en un comunicado el director del National Immigration Forum, Ali Noorani.

- "Perjuicio y paranoia" -

De su lado, la candidata demócrata Hillary Clinton considera que su rival republicano no ha cambiado y no cambiará. En un discurso en Reno (Nevada, oeste), se lanzó a probar este jueves que Trump atiza el racismo y la xenofobia, resumiendo su candidatura en dos palabras: "perjuicio y paranoia".

Clinton acusó a Trump de vincularse con la "extrema alternativa" ("alt right", en inglés), una corriente de extrema derecha que propaga por internet teorías de conspiración, y de la cual Steve Bannon, nuevo estratega del equipo del magnate es figura, al ser presidente del sitio Breitbart.

"Está sacando de las sombras a grupos de odio y ayudando a una franja radical tomar el control del Partido Republicano", afirmó la exsecretaria de Estado.

"Un hombre con una larga historia de discriminación racial, que trafica con oscuras teorías de conspiración sacadas de las páginas de tabloides de supermercados y los rincones más oscuros de internet, nunca debería dirigir nuestro gobierno o comandar nuestras fuerzas armadas", señaló.

"Promovió la mentira racista que el presidente Obama no es realmente un ciudadano estadounidense", dijo, antes de enumerar las controversias protagonizadas por Trump como su negativa a desaprobar el apoyo de un exjefe del grupo racista Ku Klux Klan.

"Lo último que necesitamos en la sala situacional es un gatillo alegre que no puede saber, o no le importa, la diferencia entre un hecho y la ficción, y que cae tan fácilmente en rumores manchados de racismo", afirmó

Y "por cierto, México no pagará por su muro", añadió.

Trump había reaccionado previamente, acusando a Clinton de ser, ella misma, racista.

"Todas las políticas apoyadas por Hillary Clinton han fallado y traicionado las comunidades de color en este país", apuntó.

A once semanas de las elecciones, la candidata demócrata lidera ampliamente todos los sondeos. Un nuevo estudio Quinnipiac le dio este jueves 51% de las intenciones de voto, contra 41% para Trump.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP