Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Supuesta fotografía del molá Ajtar Mansur tomada con un teléfono móvil a mediados de 2014 en algún lugar de Afganistán y publicada por los talibanes afganos el pasado 3 de diciembre

(afp_tickers)

Responsables talibanes expresaron este domingo dudas sobre la autenticidad de un mensaje atribuido al molá Ajtar Mansur y destinado a probar que sigue vivo, una muestra de la desconfianza que reina en este movimiento que ya escondió durante dos años la muerte de su anterior líder.

Los talibanes afganos difundieron el sábado un mensaje de audio atribuido a su líder, el molá Ajtar Mansur, en el que se afirma que las informaciones sobre su muerte en una disputa interna son mera "propaganda enemiga".

Altos funcionarios de los servicios de inteligencia afganos y varias fuentes talibanes habían afirmado que el molá Mansur había resultado gravemente herido tras una disputa entre líderes del movimiento en Kuchlak, cerca de la ciudad paquistaní de Quetta.

"Grabé este mensaje para que todo el mundo sepa que estoy vivo", afirma en este mensaje sonoro de más de 16 minutos un hombre que se presenta como Ajtar Mansur.

Pero la duda reina entre los talibanes, que desconfían de una dirección que guardó secreta la muerte del su líder histórico, el molá Omar. Su muerte, ocurrida en 2013, no fue oficializada hasta el 31 de julio de 2015.

Durante dos años, se siguieron difundiendo mensajes atribuidos al molá Omar. Sólo cuando se oficializó su muerte, Ajtur Mansur, hasta entonces número dos de los talibanes, fue nombrado sucesor.

Mawlawi Hanifi, un comandante establecido en la provincia meridional de Helmand, explicó a la AFP haber escuchado la grabación y dice que parece ser "falsa". "Creo que se ha imitado su voz. El propio Mansur nos engañó durante dos años. ¿Cómo podemos confiar en él?", asegura.

La voz atribuida a Mansur añade que las informaciones sobre su muerte eran "rumores" para debilitar al movimiento islamista.

"No hubo ninguna pelea, ninguna reunión y no he estado en Kushlak desde hace años. Todo eso es propaganda enemiga", afirma el hombre en el mensaje de audio enviado por un portavoz de los talibanes a los medios de comunicación.

Para añadir más confusión al caso, algunos comandantes talibanes declaran que el mensaje es auténtico, y aseguran haber estado presentes en el momento de su grabación. "Ese mensaje fue grabado ayer por nuestro líder Mansur, estábamos ahí" declaró uno de ellos.

Un portavoz del gobierno afgano, Sultan Faizi, dijo no tener certeza de la autenticidad del mensaje. "Haremos nuestra propia evaluación", escribió en Twitter.

- "Divergencias profundas" -

"Los talibanes tienen un problema de credibilidad desde que admitieron haber escondido la muerte del molá Omar", explica a la AFP el analista militar Jawed Kohistani.

El incidente parece demostrar las profundas divergencias en el seno de la insurgencia y puede complicar los esfuerzos en curso para relanzar el diálogo entre el gobierno afgano y los talibanes, con la ayuda del gobierno de Pakistán.

La celeridad del nombramiento del molá Mansur fue criticada por algunos sectores del movimiento rebelde, incluyendo la familia del molá Omar y algunos jefes militares.

A inicios de noviembre se creó formalmente una facción disidente que escogió a otro jefe, el molá Mohamed Rasul. Esta facción, partidaria de una línea dura y cercana al grupo yihadista Estado Islámico (EI), constituye un importante desafío para las conversaciones de paz, actualmente suspendidas.

Al contrario, se considera que el molá Mansur es favorable al diálogo con el Gobierno afgano. Tras una primera sesión histórica en julio en Pakistán, las negociaciones fueron suspendidas con el anuncio de la muerte del molá Omar.

Los talibanes fueron expulsados del poder en Afganistán tras una intervención militar liderada por EEUU, semanas después de los atentados del 11 de septiembre de 2001. Desde entonces, estos insurgentes yihadistas llevan a cabo una tenaz rebelión contra el Gobierno afgano y sus aliados de la OTAN.

AFP