Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El exsecretario de personal de la Casa Blanca Rob Porter (D), quien renunció la semana pasada tras aciones de abuso doméstico, está en el centro de una investigación del Congreso

(afp_tickers)

Una comisión del Congreso de Estados Unidos investiga las circunstancias de la contratación de un exasistente del presidente Donald Trump, que dejó su cargo acusado de violencia doméstica, anunció el miércoles el titular del panel, el republicano Trey Gowdy.

Rob Porter, quien renunció la semana pasada tras divulgarse las alegaciones en su contra, trabajó junto al mandatario durante más de un año a pesar de no haber obtenido una autorización de seguridad completa.

"La comisión está examinando las políticas y procedimientos por los cuales se investigan y adjudican autorizaciones de seguridad interinas dentro del poder ejecutivo, y hasta qué punto la autorización de seguridad emitida a Porter era consistente con esas políticas", escribió Gowdy al jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly.

Gowdy, presidente del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, también preguntó al director del FBI, Christopher Wray, por el papel de su oficina en el proceso de autorización de Porter.

Cuando Trump formó su gobierno, entregó al FBI un listado de personas que debían ser sometidas a verificación de antecedentes para determinar el nivel de acceso a información clasificada.

Sin embargo, rápidamente el FBI recibió de parte de dos exesposas de Porter las denuncias por violencia doméstica, y por ello no queda claro como es que el proceso de contratación se mantuvo en marcha y Porter pasó a ocupar su cargo en la Casa Blanca.

- Ojo morado -

En medio del creciente escándalo, el presidente Donald Trump afirmó el miércoles que se opone "totalmente a la violencia doméstica de cualquier tipo", en una tentativa por distanciarse del problema.

De acuerdo con el diario Washington Post, cuando el escándalo estalló la semana pasada la Casa Blanca incluso especulaba con la posibilidad de nombrar a Porter como subjefe de Gabinete, como adjunto de Kelly.

La investigación ahora conducida por Gowdy se abrió horas después de que Wray le dijera a una comisión del Senado el martes que el FBI le había entregado un informe completo sobre Porter en julio del año pasado.

Sus declaraciones contradijeron a la Casa Blanca, que aseguró haberse enterado de los cargos de violencia doméstica contra Porter el 6 de febrero de 2018, cuando el tema se hizo público.

Porter dimitió después de que dos exesposas denunciaran que había abusado de ellas física y psicológicamente durante su matrimonio. Una de ellas incluso divulgó una fotografía con un ojo suyo morado, del que responsabilizó a Porter.

"Voy a hacerle preguntas al FBI que espero que respondan. Y si no lo hacen, deberán darme una buena razón", dijo Gowdy el miércoles a la cadena CNN, al anunciar la apertura de la investigación.

Por su cargo, Porter manejaba materiales muy sensibles en el Salón Oval, lo que debería haber hecho su autorización de seguridad una prioridad después de que Trump asumiera el cargo en enero de 2017.

Algunos demócratas de la oposición señalaron que el pasado violento de Porter lo convertía en blanco de chantaje y que no debería haber ocupado una posición tan delicada.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP