El Consejo de Europa instó este jueves a Grecia a tomar "medidas urgentes" ante la situación "explosiva" en los campos de migrantes en las islas del mar Egeo, y criticó un controvertido proyecto de ley sobre solicitantes de asilo, que debía ser votado por el parlamento griego esta noche.

Tras una visita de cinco días a los campos de Lesbos y Samos, las islas más sobrepobladas del Egeo, la comisaria de derechos humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatovic, destacó que se encontraba "conmocionada por las condiciones higiénicas horribles" en que viven los solicitantes de asilo.

"La imagen es sobrecogedora para Europa en pleno siglo XXI", señaló en el marco de una conferencia de prensa, horas antes de la votación de este proyecto, que endurece el procedimiento para la concesión de asilo.

"La situación de los migrantes, incluyendo a los que han solicitado asilo, en las islas griegas del mar Egeo, ha empeorado dramáticamente en los últimos 12 meses", afirmó.

"Se necesitan medidas urgentes para hacer frente a estas condiciones de vida espantosas que sufren miles de seres humanos", añadió Mijatovic ante periodistas.

Grecia es desde 2016 la principal puerta de entrada en Europa de migrantes que solicitan asilo. En este momento unas 34.000 personas están viviendo en campos en las islas griegas donde sólo hay capacidad para 6.000.

El gobierno de derecha griego, de Kyriakos Mitsotakis, elegido en julio pasado, apuesta por endurecer los controles fronterizos y las concesiones de asilo.

- "Reservas" ante proyecto de ley -

La responsable europea se mostró estupefacta por la atención médica en estos campos de Lesbos y Samos, cuyas condiciones han sido a menudo denunciadas por oenegés de defensa de los derechos humanos.

"La gente hace una cola de horas para recibir comida o ir al baño, cuando hay baño", explicó Mijatovic.

"Las autoridades griegas deben hacer algo urgentemente (...) los derechos humanos no son respetados", fustigó.

El problema de los migrantes ha sorprendido al gobierno de Mitsotakis, que pide realizar mayores controles fronterizos para garantizar la "seguridad" del país.

De la misma manera que varias oenegés internacionales, entre ellas Amnistía Internacional (AI), la comisaria expresó sus reservas sobre ciertas disposiciones de este proyecto de ley sobre la concesión de asilo.

En particular, expresó su inquietud por la extensión del periodo de detención de los solicitantes de asilo previsto en el texto, subrayando el riesgo de que las autoridades griegas evalúen las solicitudes de asilo "de manera superficial", lo que comprometería los derechos de migrantes y refugiados.

El gobierno anunció que devolverá a Turquía a unas 10.000 personas, a las que se les ha denegado el asilo, antes de fines de 2020 en virtud de la declaración conjunta Unión Europea-Turquía de marzo de 2006.

Kyriakos Mitsotakis declaró recientemente que quienes llegan a Grecia actualmente son en su mayoría afganos e iraquíes, por lo que el problema es más bien "migratorio" y "no un problema de refugiados", como ocurrió en 2015 con el gran éxodo de sirios hacia Europa.

Mijatovic por su parte instó a Grecia a "superar los obstáculos administrativos (...) y utilizar de manera más eficaz los fondos disponibles".

Asimismo, llamó a Europa "a asumir más responsabilidades" en lo que concierne a "relocalizar" a estos migrantes en otros países. Al día de hoy, serían unos 100.000 los migrantes y refugiados presentes en Grecia.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes