Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Los ministros de Exteriores de varios países europeos posan junto a representantes de la ONU y embajadores el 6 de julio de 2017 tras una reunión en Roma sobre la crisis migratoria en el mar Mediterráneo

(afp_tickers)

Los ministros de Relaciones Exteriores de varios países europeos y africanos de origen y tránsito de migrantes esbozaron este jueves en Roma sus planes para bloquear el flujo migratorio al sur de Libia, antes de alcanzar el mar Mediterráneo.

"Para reducir el número de llegadas a nuestras costas hay que reducir el número de llegadas a Libia. No actuar solo al norte o en el mar, sino también en la frontera sur", explicó a la prensa el ministro de Exteriores italiano, Angelino Alfano, tras la reunión.

"Si los controles fronterizos en los países de tránsito son eficaces, los 'pasajes' vendidos por la mayor agencia de viajes criminales de la historia perderán su valor. Si los traficantes no consiguen garantizar la llegada efectiva a Europa, su agencia de viajes quebrará. Nuestra misión está ahí", añadió.

Esta reunión, con la presencia de ocho responsables de la ONU y de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), se presentaba como la vertiente diplomática de la reunión de ministros europeos de Interior sobre la misma cuestión que se celebra en Tallin.

Italia, adonde este año llegaron 85.000 migrantes, se queja de falta de solidaridad europea.

Los ministros de Exteriores de Libia, Níger, Túnez, Egipto, Chad, Etiopía y Sudán -por la parte africana-, y de Alemania, Austria, España, Francia, Holanda, Malta y Estonia -por la europea- firmaron una declaración común para "unir solidaridad y seguridad, como Italia ya logró hacer", según Alfano.

Dicha declaración aconseja invertir a favor de los jóvenes y las mujeres en los países de origen, apoyar los controles en los países de tránsito o mejorar la política de devolución de migrantes, sea o no voluntaria.

Los firmantes también se comprometen a ayudar a la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y a la OIM a aumentar su presencia a lo largo del recorrido y a desarrollar campañas de comunicación en los países de origen sobre los peligros del viaje.

Según Alfano, Italia desbloqueó diez millones de euros para ayudar a Libia a controlar sus fronteras junto con Níger, Chad y Sudán; 18 millones para ayudar a la OIM a organizar retornos voluntarios en Libia y tres millones para las operaciones de lucha contra el tráfico de seres humanos.

AFP