Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Mitin de campaña del candidato presidencial conservador iraní Mohamed Bagher Ghalibaf, el 2 de mayo de 2017, en Teherán

(afp_tickers)

El alcalde conservador de Teherán, Mohamed Bagher Ghalibaf, candidato a las elecciones presidenciales del 19 de mayo en Irán, manifestó este martes su voluntad de ayudar a los más desfavorecidos, en su primer mitin electoral en la capital.

"¿Por qué tiene que haber tal desempleo que avergüence a los padres ante sus hijos y sus familias?", dijo Ghalibaf ante sus seguidores, que gritaban: "No queremos a un Gobierno que representa al 4% de la población", uno de los lemas de la campaña del alcalde de Teherán.

El candidato conservador aboga por aumentar las ayudas directas a los ciudadanos más desfavorecidos y construir más viviendas sociales.

"Hoy en día, algunos aprovechados utilizan su influencia, sus relaciones y su riqueza para ganar aún más y nadie hace nada", acusó Ghalibaf.

Este excomandante de los Guardianes de la Revolución, las tropas de élite iraníes, y exjefe de la policía nacional es, junto con el religioso Ebrahim Raisi, uno de los principales candidatos conservadores opuestos al presidente moderado Hasan Rohani y su primer vicepresidente, el reformista Es Hagh Jahanguiri.

Ghalibaf y Raisi recuerdan durante sus mítines las grandes desigualdades entre ricos y pobres en Irán, y acusan al Gobierno de Rohani de pensar únicamente en los más adinerados.

Para contrarrestar esas críticas, el poder ejecutivo acaba de triplicar las ayudas para los más pobres, una medida de la que se beneficiarán 14 millones de personas.

Cerca de 74 de los 80 millones de iraníes reciben cada mes una ayuda directa de 455.000 riales (un poco más de 12 dólares a precio del mercado libre) para compensar la supresión de las subvenciones sobre los productos energéticos, el pan y la electricidad.

Pero, los candidatos conservadores afirman que hay que extender el aumento de las ayudas a unos 30 millones de personas y suprimirlas para los más ricos.

En los últimos días, el presidente del Parlamento, el conservador moderado Ali Larijani, criticó la escasa seriedad de las promesas de los candidatos. "El Gobierno no tiene medios para aumentar las ayudas (...) Mientras no vuelva a despegar la economía y no haya creación de riqueza, no podremos aumentar las ayudas (...) Un político sincero debe explicar los problemas a la población", afirmó.

Los conservadores moderados apoyan cada vez más al presidente saliente Hasan Rohani, que aspira a lograr un segundo mandato de cuatro años al frente de la República Islámica.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP