AFP internacional

El juez Anthony Kennedy (dcha.) toma juramento a Neil Gorsuch (izq.) para la magistratura de la Suprema Corte de EEUU el 10 de abril de 2017 en la Casa Blanca, en Washington

(afp_tickers)

El juez Neil Gorsuch prestó juramento este lunes como nuevo magistrado de la Suprema Corte de Estados Unidos, en un paso que vuelve a inclinar la balanza del máximo tribunal en favor de las posiciones más conservadoras.

Gorush, de 49 años de edad, prestó inicialmente sermón en una ceremonia protocolar privada en la sede de la Suprema Corte, conducida por el presidente del tribunal, el juez John Roberts.

Poco más tarde, repitió el juramento ante el presidente Donald Trump, en los jardines de la Casa Blanca.

"Me siento honrado por la confianza puesta en mí", dijo Gorush. "Y prometo que haré todo lo que esté a mi alcance para ser un fiel servidor de la Constitución y las leyes de esta gran nación", añadió.

Por su parte, Trump dijo que Gorsuch es "un hombre de incuestionable integridad" y que los estadounidenses pueden sentirse "bendecidos" con su llegada a la Suprema Corte.

Gorsuch "decidirá casos basados no en sus preferencias personales, sino en una lectura justa y objetiva de la ley", apuntó el presidente.

Trump reiteró sus elogios en un tuit más tarde: "Felicidades al juez Neil Gorsuch por su llegada a la Corte Suprema de Estados Unidos. Un gran día para América".

El nuevo juez del máximo tribunal estadounidense deberá ocuparse de sus primeros casos a partir de la próxima semana.

- Definición de perfil de la Corte -

El juramento de Gorsuch representa para Trump la oportunidad de definir los contornos ideológicos de una Corte que, además de velar por la Constitución, es frecuentemente llamada a expresarse sobre temas fundamentales de la sociedad estadounidense.

Entre los temas en los que el nuevo magistrado podrá pesar rápidamente se cuenta la jurisprudencia en el sentido deseado por los religiosos tradicionalistas, los militantes que favorecen la tenencia de armas de fuego, los opositores al aborto o defensores de poderosos intereses financieros.

En la ceremonia de este lunes, realizada en uno de los jardines de la Casa Blanca, Trump también se vanaglorió de haber logrado definir de esa forma la Suprema Corte antes de completar sus primeros 100 días en el gobierno.

"¿Piensan que esto ha sido fácil?", dijo Trump.

Trump escogió a Gorsuch para substituir al juez ultraconservador Antonin Scalia, quien falleció hace poco más de un año.

La confirmación de Gorsuch para vestir la toga de por vida, provocó una agria lucha política en el Senado, donde la bancada del Partido demócrata estableció un bloqueo de procedimiento a la votación.

El bloqueo, que conduciría al naufragio irremediable de la nominación de Gorsuch, forzó a la bancada republicana a hacer aprobar una reforma del procedimiento de votación, un paso nunca antes dado por el Senado en toda su historia para confirmar a un juez de la Suprema Corte.

Cuando el juez Scalia falleció en febrero del año pasado, el entonces presidente Barack Obama nombró un juez para substituirlo, el moderado Merrick Garland, pero los republicanos, que dominaban el Senado, se negaron a considerar la nominación.

Considerado un juez claramente conservador, Gorsuch se desempeñaba como juez federal en el estado de Colorado antes de ser escogido para el máximo tribunal del país.

El magistrado es graduado por las universidades de Columbia y Harvard, en Estados Unidos, y Oxford, en el Reino Unido, y llegó a trabajar en la Suprema Corte como auxiliar del juez Anthony Kennedy, a quien considera su mentor y de quien ahora es colega en el tribunal.

AFP

 AFP internacional