Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Trabajos de expansión del Canal de Panamá, cerca al oceáno Pacífico el 17 de noviembre

(afp_tickers)

El consorcio encargado de la ampliación del Canal de Panamá, cuya inauguración está prevista para abril de 2016, busca evitar que los últimos contratiempos por la aparición de fisuras no retrasen aún más la finalización del proyecto, manifestó la autoridad canalera.

Este jueves miembros del consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC), encargado de los trabajos, y la Autoridad del Canal de Panamá mantuvieron una reunión para evaluar el desarrollo del proyecto de ampliación de la vía interoceánica.

La pasada semana tanto fuentes de GUPC como de la ACP anunciaron que en esta reunión se vería la posibilidad de retrasar la entrega final de la obra tras la aparición en agosto de fisuras en un muro de las nuevas esclusas.

Según la ACP, en la reunión el consorcio le comunicó que "todavía no se ha establecido una nueva fecha para la conclusión de las obras de ampliación del Canal".

Además, GUPC "adelantó que mantienen conversaciones con los proveedores y los subcontratistas para implementar estrategias que permitan minimizar el impacto en la entrega final, programada para abril del año próximo", dice la ACP en un comunicado.

- Evaluación de "diversos escenarios" -

En esa nota el consorcio no ha dicho que se vayan a retrasar nuevamente la conclusión de los trabajos, pero tampoco afirma que vayan a terminar en abril de 2016 como estaba previsto.

En otro comunicado emitido por el propio consorcio, GUPC manifiesta que se "siguen evaluando los diversos escenarios para establecer una fecha de terminación funcional".

El Canal de Panamá está ampliándose desde 2007 para que buques de hasta 14.000 contenedores, el triple de su capacidad actual, puedan atravesar sus aguas.

Las obras, estimadas en 5.250 millones de dólares, debían terminar en octubre de 2014, fecha que se ha ido retrasando por distintos motivos.

GUPC, consorcio integrado por la española Sacyr, la italiana Salini Impregilio, la belga Jan de Nul y la panameña Constructora Urbana, inició en junio el proceso gradual de llenado de las nuevas esclusas para hacer pruebas electromecánicas con las compuertas.

- Fisuras que filtraban agua -

Durante esas pruebas se detectaron una serie de fisuras por las que se filtraba el agua debido a fallas en las esclusas de Cocolí, en el Pacífico, lo que ha obligado a GUPC a realizar trabajos para repararlas y reforzar con acero otras zonas del proyecto.

El consorcio manifestó que esas reparaciones estarán listas "a mediados de enero", para continuar posteriormente con las pruebas electromecánicas del sistema de vaciado y llenado de las nuevas estructuras.

El proyecto, que consiste en la construcción de un tercer carril, lleva más de un año de retraso debido a disputas por sobrecostos entre la ACP y GUPC y distintas huelgas.

El costo final de los trabajos son una incógnita, ya que el consorcio acumula 3.400 millones de dólares en reclamos.

Un 5% del comercio marítimo mundial pasa por esta vía, de 80 kilómetros, cuyos principales usuarios son Estados Unidos, China y Chile.

AFP