Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos marines hacen guardia mientras dejan expuestos rifles, granadas y uniformes militares recuperados en Marawi, en la isla filipina de Minadanao, el 29 de mayo de 2017

(afp_tickers)

El ejército filipino seguía combatiendo la insurrección de combatientes islamistas este lunes, por séptimo día consecutivo, en una ciudad del sur del país, donde están atrapados 2.000 civiles.

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, impuso la ley marcial en Mindanao, la segunda isla más grande del archipiélago, poco después de que estallaran los combates contra estos hombres armados que afirman pertenecer al grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Sin embargo, las batallas callejeras y el bombardeo incesante de algunos barrios por parte del ejército no consiguieron poner fin a la crisis de Marawi, una de las mayores localidades musulmanas de un archipiélago eminentemente católico.

Las autoridades calculan que 2.000 habitantes de esta ciudad, en la que normalmente viven 200.000 personas, están atrapadas.

"Nos envían mensajes de texto y nos piden ayuda", declaró Zia Alonto Adiong, portavoz de las autoridades regionales.

"No pueden salir porque tienen miedo de caer en puntos de control dirigidos por hombres armados", añadió.

Las autoridades acusan a los islamistas de haber matado ya a 19 civiles, incluyendo mujeres y niños, mientra que 17 miembros de las fuerzas de seguridad y 61 insurgentes han perdido la vida.

Además, el domingo por la mañana, fueron hallados ocho cuerpos bajo un puente de la peroferia de Marawi.

Myrna Bandung, una católica, afirmó este lunes a los periodistas que ella se encontraba con esas ocho personas cuando fueron abatidas.

"No me mataron porque supe recitar una oración musulmana. Los otros no tuvieron tanta suerte", aseguró conmocionada.

El ejército anunció que iba a intensificar su campaña de bombardeos para terminar con la rebelión, lo que acentuó la angustia de los civiles que siguen en Marawi.

Al ser preguntado este lunes acerca del miedo de los civiles a ser bombardeados, un portavoz del ejército, el general Restituto Padilla, declaró a los reporteros que los bombardeos aéreos se llevarían a cabo con precisión.

Sin embargo, matizó que se efectuarían bombardeos en cualquier zona en la que estén escondidos los combatientes islamistas.

Un periodista de la AFP en el lugar indicó que este lunes por la tarde se produjeron tiroteos cerca de una universidad, en un barrio del que emanaba una humareda que podría deberse a la explosión de una bomba.

Los combates estallaron después de que las fuerzas de seguridad asaltaran un supuesto zulo de Isnilon Hapilon, considerado el jefe del grupo EI en Filipinas.

Estados Unidos puso precio a su cabeza: 5 millones de dólares (4,5 millones de euros). Hapilon también es uno de los dirigentes de Abu Sayaf, un grupo islamista especializado en secuestros.

Pese a la acción de las fuerzas de seguridad, decenas de combatientes consiguieron repeler a los agentes y saquear la ciudad, izando las banderas negras del grupo EI.

También tomaron a un cura y 14 personas como rehenes en una iglesia e incendiaron edificios. Se desconoce el estado de los rehenes.

Duterte y los jefes del ejército aseguraron que la mayor parte de los combatientes islamistas pertenecen al grupo Maute, que juró lealtad al EI. Pero el presidente también acusó a los criminales locales de apoyar al grupo Maute en Marawi.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP