Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un turista toma fotos de las estatuas de los líderes norcoreanos Kim Il-Sung (I) y Kim Jong-Il (D) en la colina de Mansu en Pyongyang, Corea del Norte, el 23 de julio de 2017

(afp_tickers)

Corea del Norte pareció vincular el destino de sus prisioneros estadounidenses a las tensiones actuales con Washington este martes, al afirmar que ahora no es el momento propicio para discutir sobre su liberación.

Tres estadounidenses, acusados de varios delitos contra el Estado, están encarcelados en ese hermético país, actualmente inmerso en un tenso cara a cara con la administración estadounidense de Donald Trump a raíz de sus prohibidos programas nuclear y misilístico.

"El destino de los estadounidenses detenidos no es un tema de discusión dado el estado actual de las [...] relaciones", declaró un portavoz del ministerio norcoreano de Relaciones Exteriores, según la agencia de noticias norcoreana KCNA.

Pyongyang arrestó y encarceló a varios ciudadanos estadounidenses en la última década, muchos de los cuales fueron liberados tras la intervención de altos responsables o expresidentes estadounidenses.

En junio, el estudiante Otto Warmbier -que había sido sentenciado a 15 años de trabajos forzados por, supuestamente, haber robado un cartel durante una visita a Pyongyang como turista- fue enviado a su casa en coma. Murió una semana después.

Su liberación fue posible gracias a las negociaciones lideradas por el enviado especial para Corea del Norte de Estados Unidos, Joseph Yun. Algunas informaciones aparecidas en medios este fin de semana sugerían que este tipo de negociaciones seguían su curso.

La semana pasada, Pyongyang puso en libertad a un pastor canadiense por razones médicas tras más de dos años de reclusión.

Las tensiones entre Washington y Pyongyang han aumentado desde que Corea del Norte probara dos misiles balísticos intercontinentales que parecían poder llegar a alcanzar Estados Unidos.

En respuesta, Trump prometió a Corea del Norte "ira y fuego", mientras que Pyongyang amenazó con lanzar misiles cerca de Guam, un territorio de Estados Unidos en el océano Pacífico.

Aunque el martes el líder norcoreano Kim Jong-Un pareció distanciarse de ese plan, advirtió que "es necesario que Estados Unidos tome la opción correcta".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP