Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un ciclista pasa junto a un cartel del servicio de correos japonés el 1 de noviembre de 2015, días antes de la salida a bolsa de la compañía, que será la mayor del mundo en 2015

(afp_tickers)

La salida a bolsa el miércoles del servicio de Correos de Japón, con un valor inicial de 10.000 millones de euros, será la mayor del mundo en 2015 y refleja su voluntad de crecer fuera del país y lejos de ese sector.

Japan Post Holdings y sus dos filiales financieras (Japan Post Bank y Japan Post Insurance) sólo sacarán a bolsa un 10% de su capital, una parte deliberadamente pequeña para evitar perturbar el mercado. La filial postal Japan Post no está incluida de momento en la operación.

"Se prevé un aumento progresivo hasta el 50% para las filiales financieras" indica el grupo en su plan de objetivos 2015-2017. La suma total de las acciones que saldrán a bolsa es de unos 1,4 billones de yenes (10.400 millones de euros, 11.400 millones de dólares).

El gobierno japonés posee actualmente 100% de Japan Post Holdings, un grupo a veces llamado "el mayor banco del mundo" porque administra cerca de 200 billones de yenes en depósitos (1,5 billones de euros o 1,65 billones de dólares).

La venta de acciones llega diez años después de que se votara su privatización bajo el gobierno de derecha de Junichiro Koizumi (2001-2006).

El proceso fue congelado entre 2009 y 2012, durante el gobierno del Partido Demócrata de Japón (centro-izquierda), pero se retomó con la vuelta al poder del Partido Liberal demócrata (PLD) y del primer ministro Shinzo Abe a finales de 2012.

Japan Post Holdings quiere repetir los éxitos de la salida a bolsa de Japan Tobacco, en 1994, o del operador de telecomunicaciones NTT y de su filial de servicios móviles NTT Docomo, recordaba el domingo el diario económico Nikkei.

De Japan Tobacco, Japan Post puede emular la necesidad de expansión internacional frente a un mercado nacional que tiende a reducirse. "Tenemos que ampliar nuestras actividades" admite Japan Post, que quiere explorar el sector inmobiliario de oficinas y viviendas.

La compra de la compañía australiana de transportes Toll Holding en mayo pasado por 4.600 millones de euros demuestra la voluntad de Japan Post de desarrollarse fuera de Japón. "Esta operación va a apoyar la expansión internacional del grupo tras su salida a bolsa", declaró entonces la dirección.

Sin embargo, Japan Post debe, por ley, mantener una red de 24.200 oficinas de correos que no siempre responde a criterios económicos. Además las filiales financieras no tienen la clientela adecuada, según los analistas.

"El problema esencial es la falta de atractivo para las jóvenes generaciones. Los principales clientes del banco y de la compañía de seguros son personas de edad que tienen tendencia a no confiar en sociedades financieras privadas y que no quieren tomar riesgos", destaca en una nota Global-Macro Research Institute

"Además, Japan Post Bank administra esencialmente el ahorro de los clientes comprando obligaciones de Estado, que sólo producen un pequeño rendimiento tras la flexibilización de la política monetaria del Banco de Japón (central). Y lo mismo ocurre con Japan Post Insurance", destaca esta consultora que comparte la opinión de varios observadores japoneses y extranjeros.

Por otra parte hay dudas sobre la influencia política que se pueda ejercer sobre el grupo dada la fuerte participación que mantendrá el Estado en Japan Post Holdings tras su salida a bolsa.

AFP