Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, durante el encuentro anual del FMI y el Banco Mundial en Lima, el 9 de octubre de 2015.

(afp_tickers)

El bloqueo a la reforma de la gobernanza del FMI por el veto de Estados Unidos pone en tela de juicio la "credibilidad" de la institución y su "representatividad" ante los países emergentes, dijo el viernes su directora gerente Christine Lagarde.

La implementación de esta reforma, que prevé duplicar los recursos permanentes del FMI y una redistribución de sus accionistas, está suspendida desde hace tres años debido a que está pendiente de ratificación por el Congreso de Estados Unidos.

"Es una cuestión de credibilidad y representatividad de la institución, en particular hacia los países subrepresentados", dijo Lagarde en Lima, sede de la Junta General del FMI y del Banco Mundial.

En la actualidad, China, segunda economía mundial, dispone de menos del 4% de los derechos de voto en la instancia de gestión del FMI, apenas un poco más que Italia, cuya economía es cinco veces menor.

"Espero que las autoridades de Estados Unidos tomen muy en serio esto y que se den cuenta de la necesidad de reforzar a una institución que ellos ayudaron a crear", dijo Lagarde.

El gobierno del presidente estadounidense Barack Obama pretende implementar esta reforma, aprobada en 2010, pero se enfrenta a la oposición de los republicanos, que dominan el Congreso.

"Si la reforma (...) no se concreta, las consecuencias para Estados Unidos y la comunidad internacional van a ser muy importantes", había declarado el jueves el secretario del Tesoro del país norteamericano, Jack Lew.

Lagarde, quien dijo estar "abierta" a la idea de postular a un nuevo mandato como directora gerente del FMI, estimó que el estancamiento actual en torno a la gobernanza no afectaba "su capacidad para dirigir la institución".

AFP