Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una trabajadora enciende una vela en una oficina de Simferopol el 22 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

Gran parte de la península de Crimea, un territorio anexado por Rusia, se hallaba este domingo sin luz, a causa de la voladura de dos torres de alta tensión que alimentaban la red desde Ucrania.

Más de 1,6 millones de personas estaban sin luz, sin conexión a internet y sin aprovisionamiento de agua en los pisos altos de los edificios.

El aprovisionamiento energético se cortó a las 00H25, hora local (22H25 del sábado).

Las autoridades locales declararon el estado de emergencia y achacaron la responsabilidad de las explosiones a Ucrania.

"No creo que Ucrania busque [a los culpables de las explosiones]. Quizá sus agentes lo hicieron por iniciativa propia. Pero yo estimo que [el gobierno ucraniano] les dio su aprobación", declaró a la radio moscovita Govorit Moskva.

El primer ministro de Crimea, Serguei Axionov, achacó a Ucrania la voladura de las líneas de alta tensión.

Ucrania confirmó las explosiones, pero negó cualquier implicación: "La investigación continúa. Por el momento no hay hipótesis, los investigadores están trabajando en ello".

La estatal energética ucraniana Ukrenego publicó fotos de una torre de alta tensión derribada y de otra dañada, en la región de Jerson, en el norte del país.

Los daños hacen pensar en "un disparo de artillería o en un artefacto explosivo", señaló la compañía en un comunicado.

Otras dos torres habían sido destruidas el viernes.

La península de Crimea, sobre el mar Negro, sigue dependiendo del fluido eléctrico procedente de Ucrania, aunque fuera anexada por Rusia en marzo de 2014. El desmembramiento territorial dio alas a la sublevación de los separatistas prorrusos del este de Ucrania, que ya dejó más de 8.000 muertos.

AFP