Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, llega al palacio del Eliseo, en París, el 2 de octubre de 2015, para participar en una cumbre de paz sobre el conflicto en Ucrania

(afp_tickers)

Los aviones de combate rusos bombardearon este sábado varias posiciones del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en su cuarto día de intervención en Siria, pero Estados Unidos denuncia una estrategia centrada en la defensa del régimen de Bashar Al Asad.

Según un alto oficial militar ruso, los bombardeos aéreos de Rusia en Siria generaron "pánico" y forzaron a unos 600 "militantes" a abandonar sus posiciones. "Nuestros informes de inteligencia indican que militantes están abandonando las zonas bajo su control. Hay pánico y deserción entre sus filas", declaró el general Andrei Kartapolov, del Estado Mayor del ejército, al informar sobre los resultados de los tres días de bombardeos rusos en Siria. "Unos 600 mercenarios abandonaron sus posiciones", agregó en un comunicado.

"En los últimos tres días hemos logrado dañar material y recursos técnicos de los terroristas y reducir significativamente su potencial de combate", aseguró. "No sólo proseguiremos los ataques con nuestra fuerza aérea, sino que los intensificaremos", estimó el oficial.

El conflicto en Siria comenzó en marzo de 2011 con una revuelta popular reprimida duramente por el régimen y con el tiempo se convirtió en una guerra civil. El régimen de Asad ha perdido dos tercios del territorio en los combates.

El presidente estadounidense, Barack Obama, considera posible cooperar con Rusia en el caso sirio siempre que reconozca la necesidad de un cambio de régimen. Moscú no quiere oír hablar del tema y considera al régimen de Asad como una protección frente al EI.

Desde el comienzo el miércoles de sus bombardeos en Siria, Rusia ha atacado al EI, pero sobre todo al Frente Al Nosra, el brazo sirio de Al Qaida, y a sus aliados rebeldes islamistas, según fuentes sirias y el OSDH. También bombardeó, aunque en menor medida, a grupos insurgentes apoyados por Estados Unidos.

Al Nosra, considerado un grupo terrorista también por Washington, ha infligido este año junto a sus aliados varios reveses importantes al régimen, mientras que el EI se centró en combatir a los grupos rebeldes rivales.

- "Catástrofe segura" -

Moscú asegura que sus ataques tienen como blanco al EI, Al Nosra y "otros grupos terroristas". Pero, a diferencia de los países occidentales, el Kremlin considera "terrorista" cualquier grupo que luche contra Asad. Los países occidentales critican la estrategia rusa e insisten en que los bombardeos no vayan dirigidos a los grupos apoyados por ellos. "Desde su punto de vista, todos son terroristas. Es una catástrofe segura", dijo Obama.

Según los servicios secretos británicos, sólo el 5% de los bombardeos rusos va dirigido contra los combatientes del EI y la mayoría de ellos tuvo como blanco a la oposición moderada, además de causar muertos entre los civiles.

"Queda bien claro que Rusia no está distinguiendo entre el EI y los grupos de la oposición siria legítima, por lo cual en realidad están apoyando al carnicero Asad", estimó el primer ministro británico, David Cameron.

Estados Unidos y sus aliados reprochan a Moscú su apoyo incondicional al régimen de Asad. "El problema aquí, -afirma Obama- es Asad y la violencia que inflige al pueblo sirio".

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, cuyo país es uno de los principales apoyos de los rebeldes, dice que pedirá a los rusos que "evalúen de nuevo sus operaciones" y lo acusa de ignorar a las víctimas civiles.

Según un nuevo balance del OSDH, los bombardeos causaron el miércoles 53 muertos, entre ellos 39 civiles, de los cuales ocho niños. Entre los combatientes fallecidos puede haber 12 yihadistas del EI y dos de Al Nosra.

El jueves, los bombardeos alcanzaron "un hospital de campaña" en la provincia central de Hama y hay "varios médicos heridos", según la ONG.

"La ocupación rusa viene a matar a los niños de Siria que no mató el criminal Bashar", tuiteó un militante antirrégimen.

Una coalición de países liderada por Estados Unidos, en la que Rusia no participa, lleva a cabo desde septiembre de 2014 ataques aéreos contra el EI, que controla la mitad del territorio sirio.

AFP