Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un trabajador observa los daños causados en una cafetería cercana a un ataque con bomba en la localidad tailandesa de Hua Hin, el 12 de agosto de 2016

(afp_tickers)

Al menos cuatro personas murieron en la explosión en serie de varias bombas el jueves y el viernes en zonas turísticas de Tailandia, unos ataques que no han sido reivindicados pero que los militares en el poder atribuyen a opositores locales.

En total, entre el jueves y el viernes se produjeron once explosiones en cinco provincias del sur de Tailandia, entre ellas en las estaciones balnearias de Hua Hin y Phuket, dejando cuatro muertos.

"Esto no es un ataque terrorista. Es solo un sabotaje local que está circunscrito a ciertas zonas y provincias", dijo la policía nacional, una tesis que repitió en una alocución televisada el jefe de la junta militar, general Prayut Chan-O-Cha.

La estación de Hua Hin es la más afectada, con un doble atentado el jueves por la noche, que dejó un muerto y 21 heridos, entre ellos turistas extranjeros.

La fallecida era una vendedora ambulante, mientras que entre la veintena de heridos, 10 son extranjeros, según un último balance de la policía. De ellos, cuatro son holandeses, tres alemanes, dos italianos y el último, austriaco.

"Hubo mucho ruido, la policía corría por todos lados. Fue terrible", explicó a la AFP Michael Edwards, un turista australiano que fue testigo de la explosión.

El viernes por la mañana, un nuevo doble atentado en el mismo barrio turístico provocó la muerte de una segunda persona, generando una oleada de pánico en esta localidad costera, según periodistas de la AFP en el terreno.

- Llamado a la prudencia -

Persianas bajadas, calles vacías... Frente al carácter inédito de este ataque coordinado en varias ciudades de Tailandia, los habitantes de Hua Hin decidieron encerrarse en casa.

En la ciudad de Surat Thani, 400 kilómetros más al sur, una empleada municipal perdió la vida en la explosión de una bomba.

Y en Phuket, la localidad costera más reputada de Tailandia, se contabilizó un único herido leve, pero el lugar del ataque es simbólico: Patong, una de las playas más turísticas del país.

Varios países, entre ellos Francia, Estados Unidos y Reino Unido, llamaron a sus nacionales a ser prudentes y evitar lugares públicos.

Por el momento, las autoridades no privilegian ninguna pista, como una posible venganza política en un clima de fuerte represión de las libertades desde el golpe de Estado de 2014. También está la posibilidad de que el ataque fuera perpetrado por separatistas musulmanes del extremo sur del país.

El exprimer ministro Yingluck Shinawatra, cuyo gobierno fue derrocado por los militares en 2014, denunció los atentados antes de que nadie pudiera apuntar en su dirección.

Un portavoz de la policía, Krissana Pattanacharoen, explicó a la AFP que las bombas se parecen a los dispositivos utilizados por los separatistas, pero aclaró que "es muy pronto para sacar conclusiones".

- Largo fin de semana feriado -

Hua Hin, situada 200 kilómetros al sur de Bangkok, es una localidad frecuentada por numerosos turistas extranjeros, pero también tailandeses. Muchos habían llegado a esta localidad costera el jueves, por ser el inicio de un largo fin de semana feriado, con motivo del cumpleaños de la reina de Tailandia el viernes.

En Hua Hin, con su primera línea de playa invadida por los grandes hoteles internacionales y los bares nocturnos, también se encuentra la residencia de verano de la familia real.

El último ataque de magnitud en Tailandia tuvo lugar en agosto de 2015, cuando 20 personas, entre ellas numerosos turistas chinos, murieron en la explosión de una bomba en Bangkok.

El juicio contra los dos principales sospechosos debe comenzar el 23 de agosto.

Hasta ahora, aparte de este atentado, Tailandia no se ha visto golpeada por ataques de gran magnitud ni por el terrorismo internacional.

El ataque de 2015 en Bangkok nunca ha sido reivindicado. Se privilegia la pista de un grupo vinculado a la minoría uigur china, pero sin vínculos con el yihadismo internacional.

La única región afectada por las explosiones de bombas artesanales es el extremo sur del país, en la frontera con Malasia.

Allí, una insurrección de musulmanes independentistas sin relación con el terrorismo internacional hasta la fecha ha dejado miles de muertos en una década de conflicto. Los ataques son dirigidos generalmente contra los militares tailandeses.

No obstante, hasta ahora los independentistas no han reivindicado ataques fuera de su región.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP