Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente cubano, Raúl Castro (izq), junto al francés, François Hollande, en el aeropuerto José Martí de La Habana, el 12 de mayo de 2015

(afp_tickers)

Vetada de los mercados internacionales de crédito, Cuba accederá a financiamiento clave para inversiones gracias al histórico acuerdo que alcanzó con sus acreedores del Club de París, destacó este martes el presidente Raúl Castro, quien visitará Francia en febrero.

"Este acuerdo abre una nueva etapa en las relaciones económicas, comerciales y financieras con los países participantes (acreedores), ya que facilita el acceso a financiamiento a mediano y largo plazos, muy necesarios para la ejecución de inversiones previstas en nuestros planes de desarrollo", dijo Castro, al clausurar la última sesión anual del Parlamento cubano.

Destacó que ese "importante acuerdo multilateral" alcanzado el 12 de diciembre en París, con los 14 países acreedores de la isla, también "permitió solucionar un viejo problema, tomando en consideración la realidad y las posibilidades de la economía cubana".

Según las condiciones negociadas por el Club de París, que reúne a acreedores como Francia, España, Australia y Reino Unido, entre otros, Cuba recibió una condonación de 8.500 millones dólares y se comprometió a pagar los 2.600 millones de dólares restantes en 18 años.

Castro ratificó la voluntad de su gobierno de "honrar" ese compromiso y "otros acuerdos alcanzados en la renegociación de la deuda (de su país) con otros Estados y sus sectores privados".

En 2013, Cuba negoció con México una quita del 70% de la deuda contraída, mientras que en 2014 Rusia le condonó el 90% de los préstamos otorgados por la extinta Unión Soviética.

Cuba no accede desde 1964 a préstamos del Fondo Monetario Internacional ni del Banco Mundial, organismos de los que se desvinculó por sus diferencias políticas con Estados Unidos.

De otro lado, Castro confirmó que realizará una visita oficial a Francia en febrero próximo, en reciprocidad con la realizada a la isla en mayo por su homólogo francés, François Hollande.

Asimismo, elogió los "avances alcanzados" en las negociaciones que Cuba y la Unión Europea desarrollan desde abril de 2014 para normalizar sus relaciones, tras años de disputas, y subrayó que la política de sanciones unilaterales contra Rusia y la expansión de la OTAN hacia el este sólo favorecerá "un clima de mayor inestabilidad e inseguridad en la región".

El gobernante cubano también instó a Europa a "asumir su responsabilidad y a garantizar el respeto a los derechos humanos de migrantes y refugiados".

La UE y Cuba comenzaron en abril de 2014 a negociar un 'Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación' para poner fin a la "Posición Común" europea que condiciona desde 1996 la cooperación con la isla a avances en materia de derechos fundamentales.

AFP