Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Culpar a inmigrantes de la pandilla MS-13, un error de Trump según expertos

Familiares de víctimas de la pandilla MS-13 en Estados Unidos asisten el 30 de enero de 2018 al discurso del presidente Donald Trump sobre el estado de la Unión pronunciado en el Congreso en Washington DC.

(afp_tickers)

A Kayla Cuevas y Nisa Mickens las mataron a machetazos en Long Island. Sus padres lloraron cuando el presidente Donald Trump prometió esta semana acabar con sus asesinos: la pandilla hispana MS-13. Pero invocarla como chivo expiatorio del discurso antiinmigrante es un error, aseguran expertos.

Trump, que llegó al poder hace un año vinculando a los indocumentados con terrorismo y crimen, volvió a arremeter contra la "salvaje MS-13" en su primer discurso sobre el estado de la Unión, pronunciado el 30 de enero.

Integrantes de la MS-13 aprovecharon "flagrantes rendijas legales" para ingresar al país y "terminaron en la escuela secundaria de Kayla y Nisa", dijo Trump al repasar el brutal asesinato de 2016, por el que seis miembros de esa pandilla llegados como menores de edad al país fueron acusados.

En el palco oficial, estaba también el agente Celestino "CJ" Martínez, amenazado de muerte por la MS-13, pero que logró detener a unos 220 integrantes de esta pandilla de raíces salvadoreñas.

"Eres un tipo valiente", lo felicitó Trump, y se comprometió a reforzar el combate a esa "horrible gente".

La retórica del mandatario no es nueva. Pero analistas afirman que puede ser contraproducente para sus propios objetivos de seguridad.

- Riesgo "exagerado" -

"Trump está exagerando el peligro que esta pandilla plantea", señaló José Miguel Cruz, que estudia las pandillas centroamericanas desde 1996, en una columna publicada en el Washington Post.

La MS-13 no es tan poderosa en territorio estadounidense, donde nació en los años 1980, como Trump dice, recordó.

De los 40.000 miembros estimados de la MS-13, 30.000 operan en el Triángulo del Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras), adonde fueron deportados sus miembros en las décadas de 1990 y 2000, volviéndolo uno de los lugares más peligrosos del mundo.

Y los 10.000 que hay en Estados Unidos son un mínimo porcentaje de los 1,4 millones de pandilleros activos en el país.

"No es más violenta que otras muchas pandillas, y sigue siendo una operación criminal en gran medida rudimentaria", dijo a AFP Steven Dudley, codirector de InSight Crime, un centro de análisis del crimen organizado.

- Peligro de fomentarla -

La MS-13, o Mara Salvatrucha, es famosa por su crueldad. "Son animales", dijo Trump a fines de julio pasado, cuando visitó Brentwood, el pueblo de Long Island donde asesinaron a Kayla y Nisa y donde la gran mayoría de sus habitantes son hispanos. "No deberían estar aquí", afirmó.

"Para Trump, el MS-13 es un 'coco' en sus esfuerzos por crear políticas antimigrantes de línea dura", dijo Dudley.

Pero esto puede tener un efecto bumerán, advirtió. "Su combinación de migración con actividades de la MS-13 vilipendia innecesariamente a comunidades enteras y puede fomentar el desarrollo a largo plazo de esta pandilla al marginar aún más a estas comunidades".

El gobierno de Trump anunció en octubre que desmantelar a la MS-13 es una "prioridad".

Según Cruz, con esa designación "errónea", sumada a la intensificación del discurso antiinmigración y las redadas contra las comunidades latinas, "la administración solo está alentando a esa pandilla y a otras similares a florecer aquí".

- Narrativa falsa -

La MS-13 no sólo nació en Los Ángeles, sino que creció en las cárceles de Estados Unidos.

Políticas estadounidenses la "exportaron" luego a Centroamérica, de donde regresó, fortalecida a California y Texas, pero también a la Costa Este, muy cerca incluso de la Casa Blanca.

Trump insiste en que la expansión de la MS-13 en Estados Unidos se debe a fallas en el sistema migratorio estadounidense.

Pero una investigación de Insight Crime y la Américan University cuestiona ese mito y señala que "no hay evidencia" de que los líderes pandilleros determinen o financien la inmigración internacional.

Para Adam Isacson, del centro de estudios Washington Office on Latin America (WOLA), Trump busca frenar la inmigración "no blanca" y como eso sería "abiertamente racista" necesita presentar a los inmigrantes latinoamericanos como propensos a cometer delitos violentos.

"Los hechos y los datos no respaldan esa narrativa. Pero la MS-13 y sus actividades sí", dijo a la AFP. "No importa que la mayoría de ellos huyan precisamente de pandillas como la MS-13 en sus países de origen".

Ni tampoco que "los propios inmigrantes han sido víctimas de estas pandillas", señaló Maribel Hastings, de la ONG America's Voice, al deplorar el uso de Trump del "dolor de las familias" para justificar su "vileza hacia los inmigrantes".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes