Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Entrada del Banco Central de Brasil el 7 de marzo de 2012

(afp_tickers)

Brasil tuvo un déficit de su cuenta corriente de 3.076 millones de dólares en septiembre, aunque volvió a recortar el rojo a 12 meses a 4,18% del PIB, informó el viernes el Banco Central.

En agosto, el saldo negativo acumulado a 12 meses fue de 84.500 millones de dólares, equivalente al 4,34% del PIB, mientras que un mes después esa medición cayó a 79.300 millones de dólares.

El desempeño de la cuenta corriente de Brasil explica en parte la fuerte depreciación que sufrió el real ante el dólar este año, que supera el 30%, en momentos en que el país está oficialmente en recesión desde el segundo trimestre.

El reporte del Banco Central mostró que en septiembre los brasileños gastaron un 47% menos en el exterior que en el mismo mes del año pasado y que los turistas extranjeros mantuvieron casi sin cambios sus gastos en el país.

Las inversiones directas en la séptima economía global suman 71.800 millones de dólares en los últimos doce meses, equivalente al 3,79% del PIB, mientras que las reservas internacionales totalizan 370.600 millones de dólares.

Brasil terminó 2014 con su peor resultado de transacciones corrientes en 13 años, equivalente al 4,17% del PIB, una tendencia que se ha mantenido en lo que va del año para el principal indicador de la balanza de pagos.

El intercambio comercial, renglón clave de la balanza de pagos, registró en septiembre un superávit de 2.944 millones de dólares. La balanza comercial es prácticamente el único indicador positivo que exhibe Brasil actualmente, cuyo deterioro económico hizo que el real alcanzara su peor valor de la historia este año a poco más de cuatro unidades por dólar.

El Banco Central proyecta que el país terminará el año con un verde de 12.000 millones de dólares en el rubro comercial.

El FMI y los operadores del mercado que encuestan semanalmente el Banco Central esperan que la economía se contraiga 3% este año, mientras la inflación se aproxima a los dos dígitos, el desempleo registra una tendencia alcista y el consumo, gran motor de la economía en la última década, se desinfla.

Analistas vaticinan que la recesión podría arrastrarse durante 2016.

AFP