Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una niña tose debido al gas lacrimógeno lanzado por la policía macedonia cuando centenares de migrantes trataron de derribar la valla entre Grecia y Macedonia, el 29 de febrero de 2016, cerca de la localidad griega de Idomeni

(afp_tickers)

Cuando Zahraa Alshibly cierra los ojos sueña con "reabrirlos en Suecia". Pero lo hace en Idomeni, en la frontera greco-macedonia, donde esta iraquí de 16 años lleva diez días bloqueada a la espera de poder proseguir el viaje.

No se atreve a alejarse del cierre que separa los dos países en este lugar ni de la pequeña puerta hendida en la alambrada que se abre una o dos veces por día, o ninguna, para dejar pasar a entre 50 y 300 personas a Macedonia y en contadas ocasiones unas pocas más.

El martes fueron cientos de nuevos refugiados los que llegaron al campo de Idomeni. "El número aumenta de hora en hora, es difícil evaluarlo", indicó una fuente policial.

Según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), unas 8.500 personas, muchas de ellas mujeres y niños, se encuentran en Idomeni.

A su llegada al campamento de Idomeni hace diez días, la familia de Zahraa heredó un número, el '196', por lo que normalmente pronto les debería tocar cruzar la frontera, siempre que estén en el sitio correcto en el momento adecuado. "Los macedonios nos avisan en el último momento", se queja un policía griego que se pasa el día escuchando la misma pregunta: "¿Sabe usted si van a abrir? ¿Cuándo?"

"Al despertar (el lunes) nos enteramos de que la frontera se abrió al alba. Dormíamos y no supimos nada", lamenta la adolescente que viaja con su madre, su hermana, su cuñado y sus dos sobrinos.

Zahraa y sus familiares decidieron colocarse cerca del lugar de paso, abandonando la tienda de campaña de los alrededores en la que vivían.

- Tres días sin moverse -

En las cercanías del principal campamento de Idomeni y de sus blancas carpas colectivas, previstas para menos de 2.000 personas, se multiplican las lonas suministradas por las oenegés. Sobre todo desde que los países de los Balcanes y Austria filtran las entradas en su territorio.

Grecia presentó este martes un plan "de urgencia" a la Unión Europea (UE) para que la ayude a organizar la llegada de 100.000 refugiados a su territorio. La Comisión Europea, que había propuesto dedicarle una suma excepcional, tendría que aprobarlo el miércoles.

Cerca de la brecha abierta en la alambrada hay unas 200 personas, de las cuales algunas llevan tres días sin moverse, apiñándose por la noche para dormir bajo un toldo.

Todos son sirios o iraquíes. Los afganos y los solicitantes de asilo de otras nacionalidades parecen haber abandonado el campamento ante el rechazo de Macedonia a acogerlos y recurren a los traficantes de seres humanos o vuelven a Atenas.

Los sirios e iraquíes que quieren proseguir el camino hacia Austria o Alemania deben presentar documentos de identidad a las autoridades, pero no todos los tienen.

Zahraa y los suyos salvaron de milagro la documentación de entre los escombros de su casa de Bagdad, destrozada por la explosión de una bomba en un supermercado cercano, explica la adolescente. Eso fue en diciembre. Los seis quieren llegar a Suecia, donde estudia uno de los hermanos de Zahraa.

Pero ella tiene una duda: un agente de ACNUR le comentó un programa que costea los gastos de avión para una acogida en un país europeo. Se trata del plan de la UE para intentar gestionar de forma colectiva la crisis migratoria. De los 160.000 beneficiarios, menos de 600 fueron realojados desde el otoño.

Sin embargo, así no podría elegir el país de acogida. "Eso equivale sin duda a no ir a Suecia", reflexiona Zaraah en voz alta. "Hay que ponerse en su lugar", dice una empleada de ACNUR que pide conservar el anonimato. Llevan semanas en la carretera con un objetivo, a menudo reunirse con familiares en un país europeo y "se les pide que cambien de planes..."

Zahraa echa un vistazo a la frontera, al lodo que rodea las tiendas de campaña, de donde sale el ruido del llanto de niños. Dentro de un rato irá a informarse sobre ese programa.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP