Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro español de Economía, Luis de Guindos, participa en una rueda de prensa el 10 de octubre de 2015 al margen de las reuniones anuales del grupo del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, en Lima

(afp_tickers)

La desaceleración económica de las naciones emergentes, especialmente las de América Latina, no debe considerarse como una crisis, dijo el sábado el ministro de Economía español, Luis de Guindos, quien aseguró que se trata de un hecho transitorio.

"Desaceleración no es una crisis. Desaceleraciones de economías emergentes hemos tenido muchas en estos últimos 15 o 20 años, y siempre se acaban superando", aseguró de Guindos durante una conferencia de prensa en Lima donde participó en las reuniones anuales del FMI y Banco Mundial.

Según de Guindos existen factores macroeconómicos, de reservas, redes de seguridad e instrumentos del FMI para enfrentar la actual situación económica con optimismo.

"Una desaceleración siempre produce dolor, tiene impactos en la economía mundial, pero es un bache transitorio que se supera", agregó.

"No es una crisis financiera de emergentes, no estamos en una situación de recesión mundial. Es el final de un ciclo para las economías emergentes y la China", redondeó el ministro.

Bancos españoles como el Santander o BBVA tienen inversiones en muchos países emergentes, un hecho que a De Guindos no le preocupa porque están diversificados geográficamente y eso limita el riesgo.

"A medio y largo plazo la diversificación geográfica, incrementa el valor de las entidades, las hace resistentes, mejores", explicó.

De acuerdo con De Guindos, América Latina es muy importante para la economía española, aunque recordó que 2/3 de las exportaciones de España van a Europa por lo que el "impacto comercial" por su desaceleración es "reducido".

América Latina sufrirá una contracción de 0,3% en 2015, estima el FMI, arrastrada por una caída en el precio de las materias primas, de las que son exportadores, tras la desaceleración económica de China, su principal socio comercial.

El ministro español admitió que Europa está registrando un crecimiento económico "mediocre", en torno a 1,5% anual, pero "no es un foco ahora de generación de inestabilidad de la economía mundial" como lo fue con la crisis financiera "o recientemente con el episodio de Grecia, que ya está encausado".

Respecto de la economía española, consideró que ésta "se ha recuperado con una intensidad que no preveíamos, lo que incluso en estos momentos está llevando a que tengamos un crecimiento diferencial".

España registró una expansión de 1,4% después de 4 años de recesión y uno de estancamiento, y crecerá 3,1% en 2015, según el FMI.

"En estos momentos la economía española es un ejemplo, que en un período muy corto fue capaz de dar la vuelta a una situación muy difícil", agregó.

AFP