Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El excomandante de la guerrilla colombiana de las FARC Carlos Lozada ante imágenes de líderes del grupo (izq-dcha) como Manuel Marulanda, Jorge Briceñ Suárez, Jacobo Arenas y Alfonso Cano, en Bogotá el 9 de agosto de 2017

(afp_tickers)

Tras fallar en el intento de tomarse el poder con las armas, las FARC empezaron este domingo a labrar su camino como partido de izquierda en Colombia.

Unos 1.200 delegados y la dirigencia en pleno de la que fue la principal guerrilla de América instalaron en Bogotá su congreso fundacional para empezar a actuar como fuerza política legal, tras concluir su desarme el 15 de agosto.

En el evento, que se desarrollará hasta el jueves, definirán un nombre para su movimiento y elegirán los candidatos para las elecciones generales de 2018.

"Nos transformamos a partir de este evento en una nueva organización exclusivamente política, que ejercerá su actividad por medios legales", dijo el líder máximo, Rodrigo Londoño ("Timochenko"), en la instalación.

El excomandante aseguró que en el movimiento "persistirán" las banderas políticas que ondearon desde su alzamiento en armas en mayo de 1964.

Abogaremos por un "régimen político democrático que garantice la paz con justicia social, respete los derechos humanos y garantice un desarrollo económico para todos", aseguró.

El presidente Juan Manuel Santos, cuyo gobierno firmó la paz en noviembre con las FARC, destacó la realización del encuentro. "Quién iba a pensar hace unos años que eso iba a ser posible (...) lo que tenemos ahora que hacer es reconciliarnos", dijo el mandatario en Bogotá.

- Partido "revolucionario" -

Una de las discusiones más álgidas del congreso será el nombre. El dirigente rebelde Iván Márquez dijo tras finalizar el desarme que "seguramente" cambiarán el Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) por Fuerza Alternativa Revolucionaria de Colombia.

Aunque Londoño realizó el martes una encuesta en Twitter que incluía otras alternativas para conocer la opinión de los internautas.

Seremos "un partido revolucionario que al mismo tiempo ofrezca soluciones", aseguró Márquez durante su intervención.

En la reunión, los delegados prevén definir la "caracterización" del partido, su estructura y nombrar la dirección nacional, explicó a la AFP el excomandante insurgente Carlos Antonio Lozada.

El pacto de paz establece 10 curules en el Congreso para las FARC, cinco en cada cámara, aunque para ello deberán participar en la contienda electoral.

En caso de que no alcancen los escaños por votación popular, se les otorgarán los necesarios hasta cumplir la cuota acordada.

- Sueños y miedos -

En la mañana llegaron al lugar de reunión varios buses con excombatientes desde todos los rincones del país.

Algunos no disimulaban la alegría por iniciar el camino democrático, bajo un movimiento que, según dijo "Timochenko" en diciembre, no tendrá candidato presidencial pero apoyará una candidatura que garantice el cumplimiento del acuerdo y un programa mínimo de convergencia.

"Vamos a iniciar, sin armas, nuestro proyecto de sociedad", dijo José Edwin Arias, un excombatiente de 36 años que perdió sus manos en un "accidente" con explosivos.

Pero el optimismo no es general. Algunos temen convertirse en uno de los decenas de activistas asesinados tras la firma del pacto.

"Grupos armados al margen de la ley todavía están haciendo presencia en las comunidades", apuntó Efrén Romaña, quien pasó alrededor de 30 de sus 53 años en la guerrilla.

Los excombatientes tienen miedo de que fuerzas de ultraderecha los persigan por sus creencias marxistas, una palabra que los rebeldes se han abstenido de mencionar públicamente para no cerrar la puerta a alianzas.

"Hemos venido planteando la necesidad de una gran convergencia política que rebase los linderos de la izquierda, que sea mucho más en dirección a poder ampliar efectivamente la democracia en el marco de lo que llamamos la democracia liberal", dijo el excomandante Pastor Alape.

Según Lozada, el movimiento no tendrá "nada que ver con modelos extranjeros", como el cubano o el venezolano.

- "Ganar corazones" -

Además del reto inherente de participar en política, las FARC tienen otro desafío: vencer una adversidad mayoritaria de los colombianos, superior al 80% según sondeos.

"Para las FARC, la acción política no es solamente electoral (...) es de ganar corazones más que votos", afirmó el insurgente Jesús Santrich.

Los analistas atribuyen esta imagen negativa a los crímenes cometidos por los rebeldes en medio siglo de confrontación, en la que también han participado otras guerrillas, paramilitares y agentes estatales, dejando más de siete millones de víctimas.

"Contra las FARC pesa un historial de agravios tan importante como para superarlo en un corto plazo", señaló la analista Angelika Rettberg.

Una vez finalizado el congreso, al que asisten representantes de organizaciones sociales y políticas de Latinoamérica y Europa, las FARC lanzarán oficialmente su partido el viernes en un acto en la Plaza de Bolívar, corazón político de Bogotá.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP