Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Varios rescatistas buscan cuerpos el 26 de julio de 2017 entre los restos de varios edificios derrumbados en el barrio de Al Zanjili, en el oeste de Mosul (norte de Irak)

(afp_tickers)

En Mosul, los desaparecidos son omnipresentes y las familias recorren la ciudad en busca de señales de algún allegado desplazado o detenido, o para encontrar algún resto de un cuerpo familiar sepultado bajo los escombros.

Desde lo alto de un cráter de desechos, Jaled Fizaali contempla el brazo de la excavadora de defensa civil que despeja tres metros más abajo una maraña de hierros, bloques de cemento, pedazos de madera y colchones.

El olor a putrefacción guió a los servicios de búsqueda y la máquina localizó restos humanos. Kaled baja rápidamente de la montaña de escombros, situada cerca de los barrios de Al Zinjili y Al Shifá, en el oeste de Mosul.

No se trata de su esposa, Sarah, de 31 años, ni de su hija Tuqa, de siete, a las que busca desde hace dos meses. "Es una vecina, la reconozco por la ropa", suspira este treintañero. "Sé que ellas están ahí debajo. Mi hermano estaba con ellas cuando esto fue bombardeado", asegura.

Diecinueve miembros de su familia, entre ellos un hijo de diez años, murieron el 19 de mayo en un ataque aéreo contra ese edificio, en cuya azotea se habían refugiado yihadistas. Sólo sobrevivió su hermano.

En las primeras búsquedas, hace un mes, se encontraron 17 cuerpos. Jaled no se hace ilusiones: su esposa y su hija están muertas.

"Pero para mí es importante encontrar sus cuerpos, eso me daría paz interior. Y podría visitarlas cuando quiera. Cuando voy a la tumba de mi hijo, eso me apacigua", reconoce con los ojos empañados por lágrimas.

Los ocho meses de combates contra el grupo Estado Islámico (EI) y sus ataques aéreos, disparos de mortero y coches bomba han destrozado la ciudad, y a los agentes de defensa civil les esperan meses de búsqueda de desaparecidos entre las ruinas de Mosul.

- "Será la voluntad de Dios" -

¿Quedan cientos o miles de cuerpos por exhumar? "No tenemos previsiones", afirma el mayor Rabi Ibrahim Hasan, de defensa civil. "No podemos saberlo porque el grupo EI fue sacando a gente de casa en casa para usarla de escudos humanos", explica.

Un poco después, sus hombres extraen un cráneo que, al igual que los demás restos humanos, se llevará al servicio médico forense del hospital Al Salam, en el barrio de Wadi Hajar.

Cada día llegan allí "no menos de 30 ó 40 cuerpos", según Diya al Din Shams al Din, adjunto del servicio. En junio transitaron por esos servicios 850 restos mortales, de los que 180 no fueron identificados.

Y "cada día vienen entre 40 y 50 personas a pedirnos información sobre un allegado", comenta.

Zahraa y Hayar Nashuan acudieron para informarse sobre su hermano mayor, Ahmed, de quien no tienen noticias desde que su casa fue bombardeada hace dos meses.

"Salimos vivas, pero nos sentimos muertas", explica Zahraa, la primogénita.

"Siempre pensamos que aunque hayamos perdido nuestro dinero y nuestros bienes, eso no es grave, lo importante es que nos queden las personas a las que queremos. Pero en este caso perdimos ambas", añade.

"Excavamos entre los escombros, fuimos a los puntos de control, al campamento [de refugiados] de Hamam al Halil, y no encontramos nada", lamenta Hajar, de 18 años. "No sé si un día lo sabremos. Será la voluntad de Dios", agrega.

A veces sucede que algunos desaparecidos reaparecen. "El otro día encontramos a ocho personas que sobrevivieron en una cueva bajo los escombros durante 25 días", cuenta el mayor Hasan.

También hay casos de personas detenidas y sospechosas de pertenecer al grupo EI. "Aunque la ley iraquí les autorice a comunicarse con sus familias, parece que la norma no se aplica y que se les impide hacerlo durante el periodo de investigación, que puede durar meses. Esas familias no tendrán noticias en mucho tiempo", lamenta Belkis Wille, investigadora especialista en Irak de la ONG Human Rights Watch (HWR).

Según su organización, que se basa en vídeos de testimonios, algunos "sospechosos" que aún no son objeto de investigación desaparecen de forma definitiva, en ejecuciones sumarias del ejército iraquí.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP