Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos migrantes se lavan la cara en un campamento de refugiados de Diavata, a las afueras de la ciudad griega de Tesalónica, el 13 de enero de 2017

(afp_tickers)

Moufid, aceptado en Grecia, todavía busca la combinación que le abra el acceso a Alemania. Zahra soñaba con la nieve sueca y ahora se entusiasma con el sol mediterráneo de las Baleares. A Tariq le cerraron al puerta en Francia y sigue pensando en Holanda.

Los refugiados de Oriente Medio que llegaron hasta Grecia siempre soñaban con uno u otro país. Pero desde el cierre abrupto de la ruta de los Balcanes hace un año, casi siempre deben adaptarse a cambios de destino según las respuestas de las distintas naciones y sus burocracias.

Moufid viene de Alepo, en Siria. Intentaba llegar a Alemania, donde vivió diez años de joven y donde todavía hoy vive gran parte de su familia. Pero el cierre de la ruta bloqueó al sexagenario en Grecia, donde, de todas formas, consiguió su estatuto de refugiado.

Ahora ese estatuto le permite ir regularmente a Alemania durante tres meses y reencontrarse con su familia, incluyendo su hija de 16 años.

Moufid ha renunciado a instalarse ilegalmente y, con sus papeles en regla para la Unión Europea, apuesta en cambio por lograr permiso bajo el concepto de reagrupamiento familiar.

Entretanto, no duda en aconsejar a sus compatriotas jóvenes a los que frecuenta en Grecia que hagan como él. "Salvo la falta de trabajo, aquí es todo más llevadero", les explica.

Para Tariq Wady, resulta impensable quedarse el resto de su vida en Atenas y una vez que consiga su estatuto de refugiado piensa partir legalmente y lo antes posible hacia Holanda, de ser posible.

"Quizás me tome diez años, pero lo haré", cuenta este joven de 25 años y profesión arqueólogo y quien en su Damasco natal se había ya reconvertido al comercio hasta que huyó del país para escapar al enrolamiento forzoso en el ejército gubernamental.

Llegado a Grecia después del cierre de la ruta de los Balcanes, Tariq postula para la relocalización, programa que permite a los refugiados, en especial sirios, ser admitidos legalmente en algún país de la Unión Europea, aunque sin capacidad real de elección en cuál.

Ya intentó Francia, impulsado por un reencuentro amoroso, pero la candidatura, en un primer momento tomada en cuenta, al final fue rechazada "sin explicaciones" después de siete horas de entrevistas con los servicios migratorios franceses.

"Todavía no entiendo la razón", se lamenta y descarta que me "hayan tomado por un terrorista". Pero Tariq se niega a bajar los brazos. "Hay que saber adaptarse", remata.

Adaptarse es la palabra clave también para Zahra, de 16 años, quien junto con su madre, Houda, pedía y pedía que la dejaran ir a Suecia, donde viven los dos hermanos mayores de la adolescente.

Pero a finales del año 2016, las administraciones le informaron de que sería admitida bajo el cálido sol mediterráneo de las islas Baleares.

Desde entonces, ya en Palma de Mallorca, Zahra estudia español a marchas forzadas y ya ha hecho tres amigos en el curso de idioma, ha escrito.

Respecto de su madre, cuenta, "al principio estaba triste, pero ya se hizo a la idea".

Pero algunas veces el programa de relocalización cumple los deseos de los aspirantes. Hevin, una madre de familia de 43 años y alojada con sus cuatro hijas en un refugio para migrantes, acaba de recibir la luz verde para reunirse con su hijo instalado en Suiza.

Esa era su meta desde que abandonó Alepo hace tres años. Pero incluso ahora no duda en afirmar que, si la situación siria mejora, su objetivo es volver a su casa.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP