Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una ambulancia acude al barrio rebelde de Al Kalasa, en la ciudad siria de Alepo, el 4 de febrero de 2016, después de unos bombardeos

(afp_tickers)

Decenas de miles de personas huían este jueves de la región de Alepo, sometida a una ofensiva del ejército sirio contra los rebeldes con el apoyo aéreo masivo de Rusia, mientras que la comunidad internacional prometía en Londres 10.000 millones de dólares en ayuda.

Alepo es uno de los últimos bastiones de la rebelión contra el régimen de Bashar al Asad, que está retomando con fuerza la iniciativa en la sangrienta guerra civil en Siria.

Ese aumento de la presión militar provocó la suspensión de las conversaciones de paz que apenas acababan de empezar la semana pasada en Ginebra, bajo el auspicio de la ONU.

Entre "60.000 y 70.000 personas" podrían buscar refugio en breve en Turquía para escapar a la ofensiva del régimen, advirtió el primer ministro turco Ahmet Davutoglu, cuyo gobierno es hostil al poder de Damasco.

Davutoglu se expresó durante la conferencia de donantes de Londres, que se cerró con promesas de ayuda de más de 10.000 millones de dólares.

La conferencia de Londres sirvió también para cruzar nuevas acusaciones diplomáticas.

Estados Unidos volvió a exigir que Moscú cese los bombardeos que según Washington apuntan a los rebeldes y no a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

Rusia no dudó al contrario en proclamar su potencia militar: al menos 875 "objetivos terroristas" fueron bombardeados "en los últimos tres días", en particular en la región de Alepo, explicó el ministerio de Defensa ruso.

- "El principio del fin" -

Según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), con sede en Gran Bretaña, 21 civiles, varios de ellos niños, murieron este jueves en un bombardeo ruso de barrios rebeldes de Alepo.

Alepo, que antes de la guerra era la capital económica siria, es un punto clave en el norte del país para la conexión con Turquía.

Los rebeldes se hallan en una situación extremadamente difícil, porque las tropas gubernamentales han cortado la principal ruta de suministro en la zona hacia Turquía.

Si el ejército consigue avanzar hacia la ciudad de Alepo, eso podría significar "el principio del fin" para los rebeldes, a menos de recibir una ayuda urgente de los países del Golfo y Turquía, explicó Rami Abdel Rahman, director de la OSDH.

La ofensiva lanzada el lunes por el ejército obligó a cerca de 40.000 civiles de la región a huir de sus hogares, según el OSDH. Miles de personas deambulan sin un lugar donde guarecerse en la amplia zona del norte de Siria y la frontera con Turquía.

Davutoglu, que expresó su preocupación sobre el número de refugiados que se dirigen a Turquía, acusó a "los cómplices de Bashar al Asad" de ser "culpables de los mismos crímenes de guerra" que el régimen sirio, en referencia a Moscú.

Rusia, por su parte, respondió que tiene motivos para creer que Turquía prepara una intervención militar después de que le negara el permiso para un vuelo de reconocimiento.

- "Cerrar la frontera" -

En Damasco, un alto responsable afirmó a la AFP que el régimen ambiciona ir más lejos. "Los próximos objetivos son cerrar la frontera con Turquía para impedir la llegada de las tropas y armas (para los rebeldes). Luego le tocará a la provincia de Alepo y a la de Idleb (noroeste)", capturada en 2015 por los rebeldes, dijo.

Para Maamun al Khatib, un activista del norte de Alepo, "la situación en la región de Alepo es catastrófica para los civiles, principalmente en las localidades de Tell Refaat, Azaz y Marea, asediadas por tres lugares. Solo les queda una ruta para ir a Turquía".

"Unas 300.000 personas que viven en esas regiones están bajo amenaza de la aviación rusa que lleva a cabo bombardeos intensos" desde hace varios días, añadió en una comunicación via internet.

El Consejo de Seguridad de la ONU mantendrá el viernes consultas con el mediador de la ONU en Siria, Staffan de Mistura.

El responsable onusiano deberá explicar porqué decretó una "pausa" en las negociaciones hasta el 25 de febrero.

Por otra parte, Arabia Saudita dijo es jueves estar lista para unirse con tropas en el terreno a la coalición contra el grupo yihadista Estado Islámico, si la alianza liderada por Estados Unidos decide adoptar esta estrategia, dijo este jueves un general del reino.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP